Opinión Nacional

El derecho de pernada

¿Te gustaría que otro hombre se acostara con tu mujer? Si esta pregunta llama tu atención, entonces recomiendo esta lectura. Es obvio que luego de pelar los ojos y sorprenderte de esta forma debo explicar el motivo de la interrogante. El derecho de pernada es un derecho feudal que teóricamente establecía la potestad señorial de tener relaciones sexuales con toda doncella, sierva de su feudo, que se fuera a casar con otro siervo suyo. Este presunto derecho tuvo vigencia durante la Edad Media de Europa occidental (aunque hay paralelismos en otras partes del Mundo) como componente del modo de producción feudal. Ya nos acercamos un poco más al punto de interés real que pretendo abordar; pero es necesario también conocer que se denomina feudalismo a la organización social, política y económica basada en el feudo que predominó entre los siglos IX y XV. Se trataba de propiedades de terrenos cultivados principalmente por siervos, parte de cuya producción debía ser entregada en concepto de arriendo al amo de las tierras, en la mayoría de los casos un pequeño noble (Señor feudal) nominalmente leal a un rey. Ahora si entramos en materia, pues el Señor feudal obtenía esas tierras luego de una conquista militar y en consecuencia sometía a los antiguos propietarios que ahora pasaban a ser sus siervos (no esclavos) y que se mantenían unidos como por cadenas invisibles a ese pedazo de tierra que debían trabajar muy duro para poder pagar.

Ahora en el siglo XXI se repite la historia (de manera tropicalizada) parece aceptarse socialmente el atropello y el abuso de poder de quienes gobiernan, al igual que antes, pretenden decidir sobre lo que es tuyo. Se sienten conquistadores, dueños y amos de un territorio con todo un pueblo a su merced, los libres pensadores son vistos de reojos y marcados con asteriscos para tenerlos chequeados, disentir esta negado, reclamar es conspirar, no valen argumentos democráticos sobre lo que me compete decidir, sencillamente te la calas o te la calas. Con tristeza afirmo que esto opera en los dos extremos (gobierno y oposición) ambos se comportan como sectarios y excluyentes, dueños de la verdad y del destino colectivo. Les importa un comino que la gran mayoría que esta en el centro observando el grotesco show tenga algo que decir. Cual señor feudal cada quien se atribuye su tajada de país y ven a los demás como sus siervos, obligados a rendirles tributo y ciega lealtad, no hay matices ni grises, se creen los grandes jugadores del ajedrez y adivina quienes son los peones, acertaste, nosotros.

Se supone que las sociedades deben revolucionar y no involucionar, creemos que los méritos y esfuerzos deben ser recompensados como un acto normal de justicia hacia el buen ciudadano; pero en mi bello país los antivalores parecen tomar fuerza, y ahora el robo, la corrupción, la incapacidad y la mediocridad son galones militares de ascenso, suficientes para pretender administrar nuestra calidad de vida, llevándonos por un espinoso camino. Miren que son tercos estos “Señores feudales” le comen flecha al sentido común, no aceptan sus errores, prefieren modificar las leyes para que la razón les asista. Por la historia no se preocupan; pues si esta versión no les conviene simplemente la reescriben y adaptan como un camisón a su medida. Alarmante verdad. Se sabe cuando comienza un abuso pero no cuando termina, por el camino que vamos pronto querrán cobrar El derecho de pernada, tal vez quieran acostarse con tu mujer y “chiiiiiito” tampoco puedes patalear.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba