Opinión Nacional

El difícil caso de RCTV

La actual situación parece un gigantesco “reality show”, sus dimensiones ha traspasado las fronteras del país. Parte de la discusión se le fue a los involucrados en una guerra sicológica, que la hubiese envidiado Goebbles. ¿Cuánto tiempo invirtieron en tratar de explicar si es un cierre o si cesa la concesión?.

Nuevamente la pelea, al parecer, la ganan esos expertos en poner de cabeza a todos con sus declaraciones estrambóticas, destempladas e incoherentes, con la finalidad de que en el desgaste sea derrotado el factor contrario. Es que no hay que dudar que a pesar de que los señores que representan al gobierno, caigan mal con sus chistes –a una gran parte del país- e intervenciones “fuera de lo común”, sus declaraciones están perfectamente elaboradas, sino es así, habría que apelar a subterfugios nada científicos y dejar todo en el extraño mundo cabalístico y aquí no habría que hablar más de política. Lo cierto es que detrás de bastidores hay un enorme enmarañado, ¿No lo han visto?.

RCTV entró como actor al debate político. Dejó de ser medio y pesa decirlo ya que desde esta trinchera, durante todos estos años, en función de creer en el PENSAMIENTO LIBRE, se ha criticado al actual gobierno, sin embargo hay que desprenderse de las pasiones y hacer honor a los principios, no supieron manejar la línea editorial con verdadero equilibrio y la crisis se les fue de las manos.

Defender los principios no es apelar a la autocensura, es evidente que el gobierno va contra el canal por retaliación política y allí el pecado de Chávez, pues con esa actitud muestra su intolerancia y su poca capacidad a responder de manera democrática a las críticas, peor aún, aprovecha su privilegiada posición para acabar, de manera desleal, con quienes disienten de sus ideas. Una guerra entre ambos factores, ambos se dicen ser del pueblo, burdas manipulaciones para defender intereses políticos y particulares.

Son condenables por igual Granier y Chávez, en su guerra por sus diferencias, involucran a toda una sociedad, y si ocurren bajas, ninguno de estos dos señores, irresponsables ambos, serán los que pongan sus cuerpos como cadáveres, es una manipulación criminal que pretendan erogarse la verdad.

Toda guerra tiene perdedor y esta no será la excepción. En el proceso anterior el acusado fue Venevisión, aún no está claro si el grupo económico que le representa perdió o ganó aquella guerra, porque la aspiración de Cisneros era estar cerca del gobierno y las grandes decisiones, y como la criada la había salido respondona, vimos todo lo que ocurrió en 2002-2003-2004. Hoy la luna de miel es indignante, puede considerarse tablas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba