Opinión Nacional

El discurso del odio…

El “Presidente” Chávez dio este domingo una demostración exacta de su desesperación ante el rechazo que conoce de una gran mayoría del pueblo venezolano a su anticonstitucional reforma que ya el CNE, en seguida convocó. Las calles “rojas rojitas” se cerraron en todas sus esquinas para proteger a los marchistas. Un privilegio negado, por supuesto, a la oposición que está expuesta siempre a los violentos y a los desmanes de policías y guardias nacionales que como consta en imágenes propagadas al mundo entero, parecen siempre cumplir órdenes definidas y concretas. Los estudiantes, por supuesto, no se salvaron de los insultos presidenciales y las amenazas de no permitirles salir otra vez a las calles:”hay que evaluar si marchan a quemar carros o patrullas con gente adentro. Ellos buscan muertos. No podemos permitirlo, el Chávez del 2002 se quedó en la historia, no vamos a permitirlo, hijitos de papá, ricachitos de cuna de oro”. Y por supuesto, tampoco se salvó la Iglesia:”El Cardenal y los obispos ponen la misma “plasta”; los medios, por supuesto tampoco se salvaron. Aunque uno pluraliza en realidad el ataque y consecutivo es contra Globovisión, porque los demás ya están arrodillados:

“Donde está la Disip? Acaso tengo que salir a buscarlos? Donde está CONATEL? Los canales llaman a una marcha sin retorno y no pasa nada. Apliquen la ley y si no se atreven yo la firmo. Hay que ponerles un “parao”. No es que no se lo hayan puesto desde hace mucho tiempo y como testimonio fresquito está Radio Caracas y la presión que cada día ejerce sobre Globovisión y el Universal. No hubo amenaza o insulto que no se vociferara frente a una cantidad de personas que se movía, se retiraba, hablaba entre si, y todo a pesar de combos” y autobuses que colmaban las avenidas. Y la orden contundente, fiera: ”Señores del este: imagínense un millón de personas marchando por el este quemando chaguaramos y palmeras. Imagínenselo. Ese millón seríamos nosotros, no serían ustedes.Ustedes no llegan a un millón, nosotros somos millones. No quedaría piedra sobre piedra de esta partida de la oligarquía venezolana”.- Dio la orden de odio y de venganza. El odio de razas, de colores, de ideas, de bandas políticas y diferencias sociales. Ya los grupos desadaptados, los llenos de odio, los que tiran piedras y disparan encapuchados, el hampa social que se desborda permisazo por un gobierno intencionadamente complaciente saben que pueden cumplirla. Venezuela es hoy un frente de guerra abierta a los caprichos de una mente enloquecida.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba