Opinión Nacional

El embuste y la hipocresía hechas gobierno

(%=Image(9231414,»L»)%)

El gobierno venezolano está alcanzando récords nunca vistos en embustes e hipocresía, no sólo en el ámbito de lo nacional sino también en lo internacional.

Los venezolanos, a pesar de lo muy desmemoriados que somos, hemos podido constatar en los últimos años una colección insólita y desvergonzada de mentiras gubernamentales, como en ninguna otra etapa de nuestra historia.

Si no fuera por las graves consecuencias que esta conducta ha traído, uno se reiría de las contradicciones e incongruencias cotidianas que se producen entre funcionarios públicos, por causa de estos embustes que, de repetirlos tanto, algunos ya se los creen, incluso el mismo Presidente.

Los gobiernos, en general y por conveniencias, aquí y en toda latitud, nos dicen mentiras, nos esconden algunas verdades, pero con cierto disimulo o pudor.

Sin embargo, el que padecemos nosotros no tiene parangón. Miente, distorsiona, cuando nos habla de historia patria; miente, engaña, cuando promete; miente, defrauda, al presentar los resultados de sus políticas económicas; miente, embauca, cuando dice aplicar la Constitución y las leyes, y miente, estafa, cuando habla de sus logros sociales.

Las cifras de producción de alimentos y agrícola, así como la petrolera, por infladas, son sólo 2 botones que evidencian la falsedad del gobierno en su pretensión de manipular a la población más desprevenida.

Igualmente, es hipócrita cuando de lucha contra la corrupción o la delincuencia habla. A la vista están los negociados oscuros de gobiernos y empresas del Estado, los cuales hacen palidecer los de otros tiempos. Igualmente, el supuesto combate al delito es desmentido por las cifras semanales de muertos y la protección que se hace de delincuentes metidos a la política.

Y en el ámbito internacional no es distinto el panorama. Allí no sólo es embustero o corruptor con su petrodiplomacia, sino que también es hipócrita.

Así, lo vemos rasgarse las vestiduras, cual fariseo, y acusar de injerencistas las declaraciones de un Ministro colombiano que asume la tesis, muy debatida, por cierto, en el Derecho Internacional, de la legítima defensa frente a agresiones que puedan provenir del territorio de otro Estado, cuando al mismo tiempo, desde hace años, promueve y financia organizaciones radicales que hacen proselitismo político abierto a favor de un proyecto político-ideológico.

Pero como le pasa a todo embustero, el gobierno venezolano se delata a sí mismo. Si no tiene nada que esconder, si no tiene rabo de paja ¿Por qué reacciona de manera desmedida a tales declaraciones del Ministro colombiano? Porque, si a ver vamos, el Ministro de marras no señaló el territorio de ningún país. ¿Es que acaso, como se dice por ahí, tememos que nos ataquen porque albergamos y/o protegemos a jefes narcoterroristas de las FARC, violando normas de Derecho internacional?
¿Por qué gobiernos de países limítrofes o cercanos, Brasil o Panamá, no se sienten aludidos como sí los de Ecuador y Venezuela?
El que no la debe no la teme, reza el popular dicho. ¿O es que también en este tema estaría mintiéndonos el gobierno venezolano, y efectivamente, se encuentran en Venezuela varios jefes de las FARC ?
En estas dos facetas podemos ver en toda su magnitud, muy superior a la de cualquier otro caso, la naturaleza embustera e hipócrita de quienes gobiernan Venezuela.

Harían bien las fuerzas democráticas de nuestro país en profundizar la denuncia pública de estos rasgos, echando mano de casos concretos que abundan.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar