Opinión Nacional

El engaño de la candidatura única

En los últimos tiempos han proliferado liderazgos que le siguen la corriente a la gente. Son de esos que bailan al son que tocan los arquitectos de las matrices de opinión, casi siempre prefabricadas como consecuencia de estrategias muy definidas, mientras algunos ingenuos siguen pensando que son corrientes espontáneas de pensamiento. Así pasó con el cuento aquel según el cual en cuarenta años nada se había hecho por nadie. Después, un gentío repetía como loros que lo que aquí hacía falta era un militar. Unos cuantos audaces se pegaron detrás de esas consignas, que nada tenían que ver con la verdad ni con la necesidad de nuestro pueblo, y les sonrió la suerte
Más recientemente, algunos factores bien ubicados lograron imponer la cacareada tesis de deslegitimar la Asamblea Nacional con la abstención. Se suponía que si no íbamos a votar los resultados no valdrían para nada. Ya antes habían hecho valer su autoridad mediática con la abstención para las elecciones de alcaldes, gobernadores y concejales. Gracias a ello ganaron, entre otros, Acosta Carlez, Diosdado Cabello y Juan Barreto. Y así, mucha gente, de distintos grados de instrucción y con manejos desiguales de información, pero todos hipnotizados por la “matriz de opinión”, fueron al matadero de la abstención, además, protegidos en su prestigio porque de haber ido a votar se exponían a ser acusados de cómplices de una patraña electoral que se supone habían arreglado Gaviria, el Centro Carter, el ejército, las computadoras del CNE y los candidatos que se habían prestado a la trampa postulando sus nombres.

La moda de hoy es repetir que la opción de los sectores descontentos, a los que resumen con la coletilla de “la oposición”, como si se tratase de un solo grupo social o de un conglomerado sin contradicciones ni intereses económicos disímiles, es la de presentar una candidatura única. Tienen mareada a la gente con la campaña del candidato único. No porque crean en esa tesis, sino porque así se “enganchan” con la opinión pública. Como a los locos, le siguen la corriente.

No tendremos candidatura única y es mejor que los votantes estudien desde ya cuál de las opciones les representa mejor, en vez de esperar al “ungido”. Se trata de realidades. William Ojeda ha declarado que Ramos Allup es una síntesis de vicios cogolléricos y de la vieja política. Ramos, por su parte, ha sostenido que los “petimetres” de Primero Justicia, como él los bautizó, son la representación de una derecha rancia e insensible. Desde los laboratorios de guerra sucia que abundan en páginas webs y en programas radiales, a Teodoro lo acusan de socio oculto de Chávez porque no se presta a repetir los disparates llenos de odio que ahondan la confrontación extrema. A Julio Borges le hacen la vida imposible sus propios compañeros que admiran a María Corina Machado por ser promotora de la no participación electoral.

Por otra parte, el bloque de los abstencionistas es diverso. Unos, quienes exigen de buena fe la designación de un CNE equilibrado como garantía electoral. Otros, a quienes para nada importa si cambian al CNE, si se abren todas las cajas o si la votación es completamente manual. Para estos últimos lo que vale es agitar y desestabilizar. Mientras más veneno se le meta a la gente en la cabeza, más ambiente para un golpe.

Desde otro ángulo están los exchavistas, los conversos, quienes casi siempre son los más violentos contra el gobierno y, conviviendo con ellos, los opositores de Chávez desde el golpe del 4 de febrero. El enredo es mayor cuando se considera que unos estuvieron de acuerdo con la Constitución de 1999 y otros votaron en contra de la misma por considerar inconveniente el proyecto político-económico que la sustenta.

En ese debate de la candidatura unitaria se les irá el año, distrayendo a los electores, quienes desde ya deberíamos estar estudiando los programas que los candidatos presenten. De lo demás se encargará la economía del voto porque nadie quiere perder el suyo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba