Opinión Nacional

El eructo

Históricamente nuestras Fuerzas Armadas se han caracterizado por su
sobriedad y gallardía, hoy la vemos sucumbir ante la flatulencia jactanciosa
de la irracionalidad, el populismo y el desconocimiento del significado de
los símbolos del Generalato.

Sería irrelevante si una persona común eructe o no, lo que llena de estupor
es que ella porta el uniforme que representa parte de una institución llena
de gloria. La Guardia Nacional (GN) no merece que se le mancille, por uno de sus miembros que
al parecer no sabe el significado y significancía de tan alta investidura.

Cristina Aguilera acaba de grabar una promoción de una gaseosa donde
concluye con un eructo, a través de nuestra historia podemos descubrir que
en un momento dado el eructo era sinónimo de que estábamos satisfechos con
lo que habíamos degustado, todo esto por cierto antes del manual de Carreño
y que nuestras costumbres se occidentalizaran; siendo el eructo una forma
vulgar de expresar satisfacción.

La cuestión no es el eructo en si, el gran tema es el ser que eructó, el
señor que se sirve según él, con el manto de general. Lamentablemente no le
enseñaron que el uniforme y símbolos del generalatos son más que un disfraz,
quizás nadie le instruyó que porta un sol, cuyo significado es el brillo y
guía de la tropa; El sol es la culminación de años de estudio y sacrificio
por la patria; el ejemplo lamentable que este señor da a sus subalternos, no
es peor del que ha dado a una población confundida entre la incapacidad, las
luchas de intereses mezquinos tan estúpidos como él. Ser general es algo
extraordinario para los hombres que escogieron esa carrera, ya que ella en
si es un proyecto de vida, en función de los intereses de la patria. Quizás
algunos a simple vista rían su gracia y hasta se justifique el eructo antes
algunos medios que pueden merecer eso y más, pero si reflexionamos podemos
preguntarnos ¿Qué pueden pensar hoy los hombres que fundaron la GN? Sobre
todo el General en Jefe Eleazar López Contreras, el hombre que tan sólo con
su presencia tomaba el mando de algún cuartel alzados, ¿Quién moriría por
un hombre que se comporta de esa manera a la hora de un enfrentamiento?
Quizás la respuesta está en los gritos de guerra, para Bolívar era «un Ser o
Morir», para Páez un «Vuelvan Caras», para este señor es tan sólo un
eructo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar