Opinión Nacional

El fanatismo y la mayoría pacifista

El autor de este mensaje es el Dr. Emanuel Tanay, un respetado psiquiatra europeo. Un hombre cuya familia pertenecía al mundo de la agroindustria alemana y era una de las  ‘familias pensantes alemanas’ antes de la Segunda Guerra mundial.

Cuando se le preguntó ¿cuántos de los alemanes eran realmente nazis? la respuesta que dio puede guiar nuestra actitud colectiva hacia el grave problema del fanatismo.

Dijo: ‘Muy pocas personas eran nazis de verdad’, ‘pero muchos disfrutaban de la devolución del orgullo alemán, y muchos más estaban demasiado ocupados para preocuparse [eran cómodos]’. Yo era uno de los que sólo pensaba que los nazis eran un montón de tontos [un cómodo].

Así, la mayoría simplemente se sentó a dejar que todo sucediera.

Luego, antes de que nos diéramos cuenta, los nazis eran dueños de nosotros, se había perdido el control y el fin del mundo había llegado. Mi familia perdió todo. Terminé en un campo de concentración y los bombardeos aliados destruyeron lo que quedaba.’

Se nos dice una y otra vez, en la voz de los ‘expertos’ y de las ‘cabezas pensantes’ que el Islam es la religión de la paz, y que la gran mayoría de los musulmanes, sólo quieren vivir en paz. Aunque esta afirmación es calificada de cierta, es totalmente irrelevante. Parece que solo tiene la intención de hacernos sentir mejor y más calmados.

Desgraciadamente y de alguna manera, se busca disminuir el impacto de ‘los fanáticos’ que arrasan en todo el mundo en nombre del Islam, o en nombre del socialismo [según la región].

El verdadero hecho histórico de hoy en día es el siguiente: ‘los fanáticos dominan el Islam’. Son los fanáticos los que ocupan el poder en los países islámicos. Se trata de los fanáticos los que producen 50 guerras en todo el mundo. Se trata de distintos tipos de ‘fanáticos’ los que sistemáticamente  masacran cristianos o grupos tribales en África y se van adueñando gradualmente de todo el continente en una ola islámica [fanática]. Estos fanáticos son los que ponen bombas, decapitan, asesinan. Son los fanáticos los que toman mezquita tras mezquita. Se trata de los fanáticos los que celosamente difunden la lapidación y la horca de las víctimas de violación y de los homosexuales.

Se trata de los fanáticos que enseñan a sus jóvenes a matar y a convertirse en terroristas suicidas.  El hecho cuantificable y duro es que ‘la mayoría pacífica’, la ‘mayoría silenciosa’ es intimidada, cae en el silencio y así se hace imperceptible [inexistente]. La Rusia comunista estaba compuesta de los rusos que sólo querían vivir en paz, sin embargo, los comunistas rusos fanáticos fueron responsables por el asesinato de cerca de 50 millones de personas. La mayoría pacífica fue irrelevante en su inexistencia silenciosa.

La enorme población de China era también pacífica, pero los ‘comunistas chinos fanáticos’ lograron matar la asombrosa cifra de 70 millones de personas. El individuo japonés medio antes de la Segunda Guerra Mundial no era un ‘belicista sádico’. Sin embargo, Japón asesinó y masacró, en su camino hacia el sur de Asia Oriental, en ‘una orgía de muerte’ que incluyó el asesinato sistemático a 12 millones de civiles chinos, la mayoría muertos por espada y bayoneta. Y ¿quién puede olvidar a Rwanda, que se derrumbó en una carnicería. Podría decirse que la mayoría silenciosa de los ruandeses eran ‘amantes de la paz’.Las ‘lecciones de la historia’ son con frecuencia increíblemente simples y contundentes, sin embargo en nuestra actitud egocéntrica [cómoda] y en nuestro razonamiento pacifista, muchas veces perdemos lo más básico y sencillo de los puntos:Los musulmanes ‘amantes de la paz’ se han hecho irrelevantes [ausentes e inexistentes] por su silencio.Los musulmanes ‘amantes de la paz’ se convertirán en nuestros enemigos –si no se pronuncian– porque al igual que mi amigo de Alemania, se despertarán un día y encontrarán que ‘los fanáticos’ los poseen y el fin de su mundo habrá comenzado.Los alemanes, amantes de la paz, japoneses, chinos, rusos, ruandeses, serbios, afganos, iraquíes, palestinos, somalíes, nigerianos, argelinos, y muchos otros, han muerto a causa de que la mayoría pacífica silenciosa –no se pronunció– hasta que fue demasiado tarde.

En cuanto a nosotros en Venezuela, que en mayoría ‘somos espectadores indecisos y cómodos’ [silenciosos] ante los eventos en desarrollo: debemos prestar atención al único grupo que cuenta:

Estos son el ‘Mini-grupo’ de ‘los fanáticos venezolanos’ [muy activos] que amenazan por igual a los grupos pudientes y a los menos pudientes, amenazan a los estudiados y a los inocentes, e igual terminan por destruir la nación y nuestra forma de vida democrática.Cualquiera que dude de que este asunto es muy grave y eliminas este mensaje sin reenviarlo, estarás contribuyendo: a ‘la pasividad y al silencio’ lo cual permite a estos ‘fanáticos’ expandirse.Por lo tanto: despiértate, actívate, extiéndete un poco a ti mismo, mira a tu alrededor, evalúa con tus propios ojos, y empieza por enviar esto, una y otra vez.Luego únete al activismo de la resistencia, allí mismo en tu barrio o área de vida.Estimula y favorece el sentimiento y la realidad de ‘La Unidad’. Se trata de la unidad del movimiento de la ‘Resistencia’: de la ‘oposición’ a la barbarie, y aún cuando tengas ciertas diferencias con otros grupos de la resistencia [lo cual es normal e inevitable]:

mantén por encima de todo: la ‘Unidad’.

La unidad es nuestro mayor recurso, esa es nuestra mayor fuerza, esa es la que ‘los fanáticos’ tratarán de destruir. No le hagas el juego.Esperemos que miles de personas, en Venezuela y en todo el mundo, lo lean y piensen sobre este grave problema.Antes de que sea demasiado tarde.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba