Opinión Nacional

El fascismo doméstico

Me enteré del contenido del primer documento público del Frente
Patriótico por una noticia de El Mundo, de Madrid. No me sorprendió. Dos o tres días después del golpe del (%=Link(«/bitblioteca/venezuela/4f.asp»,»4F»)%) escribí un artículo que titulé “La
caja de Pandora”. Dije entonces que el tancazo de (%=Link(«/bitblioteca/hchavez/»,»Chávez»)%) abría la caja de Pandora que custodiaba los más tenebrosos espíritus de la reacción nacional, incluidos la glorificación del “alma nacional” y su correlato: la más feroz xenofobia. Estamos en camino de ver cumplido el pronóstico.

La glorificación del golpismo llevada a cabo luego del 4F me hizo dudar
muy seriamente de la capacidad de la intelectualidad venezolana para
rechazar los cantos de sirena del Nuevo Orden. Por desgracia, el tiempo
ha confirmado mis sospechas: intentar una rectificación a fondo de los
abusos sintomales de la democracia venezolana no ha sido posible de la
mano de una lógica inmanente a la democracia misma. La caja de Pandora
está abierta y el fascismo comienza a vestirse de alpargata. No estamos
ante el mero abuso de unos pocos periodistas goebbelianos: estamos ante
la necesaria consecuencia de un discurso totalitario.

Sobran los ejemplos para demostrar que el principal promotor de tal
discurso es el propio Presidente de la República. Es él quien ha
introducido la lógica según la cual la realidad se divide en dos bloques irreconciliables: yo o tú, amigo o enemigo, pueblo u oligarquía. Ni en el discurso ni en la razón presidencial queda espacio para el otro, comprendido como un igual complementario. Si a esto se agrega la
animadversión contra los partidos políticos, la decisión de crear un
sindicato controlado por el Estado y la multiplicación de “frentes de
masas” como herramientas de lucha social, sobran los ingredientes para
oler un cierto tufillo fascista en el ambiente.

Por ello no me extrañan los Frentes Patrióticos Bolivarianos: son el feo rostro oculto bajo la máscara seductora del igualitarismo chavista.

Cloacal, el periodismo que se nutre de sus entrañas no puede menos que
responder al periodismo crítico con diarreas excrementales como las
publicadas anónimamente.

Solo corresponde al chavismo ilustrado que mantiene algún espacio de
poder rescatar su propia dignidad intentando poner atajo a tanta
ignominia. Y a los periódicos que se prestan a la publicación de tales
infamias no volver a hacerlo. De no ser así, podríamos ver realizados
los peores pronósticos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar