Opinión Nacional

El favor del Príncipe

Se rodea el Príncipe -esto lo establece, y practica con precisión de eternidad, Maquiavelo- de una caterva de aduladores que a todo le dicen: ¡Sí, eso es correcto doctor! Paniaguados que ante el atropello le recuerdan: no le pare mi muy señor mío; que ante lo accesorio y deleznable le susurran al oído un: ¡Qué bien! Usted es un genio; y ante la acción que se omite y ofende al prójimo, un: ¡Qué lástima! Si le hubiesen dado un tiempito.

El Príncipe así formado, ante las estupidez que no esconde otro atenuante que la idiotez congénita, aspira y obtiene, la mayoría de las veces, un: ¿Qué más se podía hacer? o un: No se preocupe otro día será. Y cuando se trata de las demostraciones de poder, un rotundo y elocuente: ¡Así se hace, para que aprenda! No venga ese señor con pendejadas de a locha, precede todos sus movimientos.

Aprobaciones, excusas, y coartadas -todas- construidas en astilleros donde la formaleta de la hipérbole sirve para calafatear infidencias, y donde la genuflexión se macera en la cubeta del halago desmedido para alejar cualquier atisbo de duda sobre quién manda a quién. La ecuación se cumple con regularidad solar; de manera que no deje lugar a dudas la fidelidad canina del recurrente y baboso oficiante del jalamecatismo. Porque de eso se trata; el chupamedia cumple labor a tiempo completo, a dedicación exclusiva. Su vocación es santa, su entrega piadosa y consecuente. Para él no hay jornadas de descanso. Y eso, por supuesto, complace al Príncipe.

Estadium perfecto para el desarrollo de esta competencia del andrajo espiritual, es la arena política o su alter ego, la fáustica e inabordable ley de las pasiones, y el ansia enfermiza de poder que ataca a los hombres de escasa monta moral y ética. Hombres que apuestan a los callos de sus rodillas, y a luenga -permítaseme el retruécano- estatura de la boca donde la lengua es altar y el pensamiento una joya fementida.

Aquí se preguntarán ustedes -como lo hago yo en este momento-, y ¿para dónde nos lleva este escribidor? ¿A qué tanta hiel? Pues no se asusten; continúen leyendo que algo queda. Así aconsejaba Kotepa Delgado, por tanto -para mí- la sugerencia es buena.

Sucede que en esto de escribir y decir hay temas e ideas que se imponen. Uno sencillamente les obedece, y va colocando el renglón donde lo exija el instinto y donde la razón imprima su lógica de abismo. Ambos, el instinto y la razón, son canallas que atropellan la buena siesta, y nos ganan enemistades donde debería conservarse, al menos, la cortesía fingida del saludo y el parabién donde no se apuesta y, por supuesto, donde no se pierde lo que no se da.

De manera que uno ve cómo se van construyendo liderazgos a precio de humillaciones, componendas, entregas, cálculos, e improvisaciones que denuncian la estratagema de la nada. Además, vemos cómo el sentido común da paso a la ramplonería soez para justificar lo injustificado, y cómo el discurso adquiere las características físicas de la plastilina, que hoy sirve para diseñar alpargatas y mañana para cortar planchadas camisas e insobornables sacos de casimir importado.

La dialéctica que se deriva de la historicidad política y cultural de la Venezuela post Gran Colombia, permite acusar como terreno fertilísimo los pasajes y paisajes que conducen al poder económico, político, y social de la nación. Toda nuestra historia ha sido abonada por el traspié y la negación. En ese ínterin han sobresalido los «picapleitos» de la lisonja, los masajeadotes de próstatas y los lamedores de úteros.

De éste lado y con ellos han estado los Príncipes; complacidos por el asentimiento, por la aprobación, por el ¡te la comiste¡

Quienes no se presten al aplauso entusiasta, les corresponde la pregunta que le hace el poder a Marlon Brando en la película Viva Zapata; ¿y, cómo te llamas tú? A lo que el bizco actor responde con la voz de la dignidad. En este punto se rompe el equilibrio, el Príncipe acusa el golpe. Pero esta es otra historia, otro espejo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar