Opinión Nacional

El fin de la era del Telégrafo y de la Fotografía Química

Inventadas en la misma década de 1830, dos inventos importantes están llegando al final de su utilidad y uso, gracias a las revoluciones electrónica e informática. Nos referimos a la telegrafía eléctrica y a la fotografía química, campos que en febrero presenciaron decisiones que conducirán a su eventual desaparición, después de siglo y medio de utilidad. En efecto, la Western Unión, primera empresa norteamericana que ofreció la telegrafía eléctrica en 1851, anunció en febrero que no seguirá ofreciendo el servicio, relegado ahora a las oficinas postales y en países subdesarrollados.

Por otra parte, los principales fabricantes de cámaras de Japón –Nikon, Canon y KonicaMinolta, activos desde inicios del siglo XX, anunciaron hace poco que descontinúan la producción de cámaras para película flexible, pasándose al campo de la fotografía digital, decisión que está siendo imitada por otras fábricas tanto en Japón como en Norteamérica y Europa.

Un invento revolucionario

La telegrafía fue el primer invento trascendente de la llamada era industrial, pues permitió una rápida comunicación a grandes distancias, algo que se hacía anteriormente sólo con el correo enviando mensajes con trenes o buques a vapor. Pero Samuel Morse inventó el cogido Morse y utilizó un invento de Joseph Henry de 1830 para enviar un mensaje a través de alambre de cobre desde Washington a Baltimore, en 1844. Había nacido la telegrafía eléctrica, luego suplantada por la radiotelegrafía a principio del siglo XX, después del invento de Marconi, que permitió luego enviar fotografías (telefoto) a través de ondas radiales o cables telefónicos.

Fueron los precursores del internet

Para mediados del siglo XX, gracias a los avances de la telefonía, el sistema telex permitió el envío directo de mensajes escritos desde todo tipo de empresas. Pero a partir de los años 70 se popularizó el Fax que permitió el envío de facsímiles de documentos e imágenes a través de líneas telefónicas, y la mayoría de los usuarios empezaron a usar el nuevo sistema, quedado el telégrafo relegado a simples mensajes entre oficinas sin fax, o para usos legales por su aceptación como evidencia en las cortes. El internet dio el golpe de gracia al telégrafo, al permitir primero la transmisión a través de líneas telefónicas y luego a través de fibra óptica, de toda clase de mensajes y gráficas, incluso a colores, con una rapidez y fidelidad sorprendentes.

La imagen, más que mil palabras

Mientras Henry inventaba el telégrafo, el francés Niépce inventaba en Francia la fotografía química, perfeccionada luego por Daguerre en 1839 y finalmente por Eastman a fines de ese siglo, con su invento de la película flexible de celuloide, que luego se adaptó para el cinematógrafo. Pero se requería un negativo, que se convertiría en positivo en un laboratorio con un complejo revelado con sustancias químicas, algo que permaneció vigente casi hasta fines del siglo XX. Mientras tanto, desde la década 1960-70 la cinta magnética fue reemplazando progresivamente al celuloide en la televisión y el video. Para el registro permanente de imágenes, hasta que se perfeccionó la computadora electrónica y su capacidad para grabar imágenes por el sistema digital en discos magnéticos, tanto duros como flexibles.

Mientras tanto la Kodak y la Fuji ya tienen al servicio de revelado como algo complementario ya que mantienen la política de tener el servicio hasta que haya clientes que tomen fotos con las cámaras convencionales. Pero la gigante alemana Agfa se dedicó a otra cosa, abandonando totalmente la línea y dedicándose sólo a productos químicos. Ya en los años 90 se vendían las primeras cámaras digitales para aficionados y actualmente la mayoría de las cámaras vendidas son de tipo digital, siendo sus imágenes archivadas y modificadas por computadoras y transmitidas fácilmente a través del internet.

El video sobre cinta, que ya tenía tres décadas de vida, también aprovecha la misma tecnología y la televisión digital va reemplazando rápidamente la televisión analógica. El siglo XXI ha visto aparecer una nueva era audiovisual, basado en la electrónica y las comunicaciones por fibra óptica, que permite un intercambio casi instantáneo de imágenes fijas y secuencias en movimiento, incluso con un teléfono celular, lo que trae grandes cambios en muchas actividades humanas.

Mientras tanto la fotografía química sigue siendo usada en contadas actividades como el retrato, la publicidad, el periodismo, la ciencia/tecnología y la industria editorial, ya que su calidad y versatilidad todavía no ha sido igualada por la foto electrónica. En el campo del cine, se sigue usando en todas partes la película plástica, con imágenes reveladas por el método químico, pero pronto las salas ya no utilizarán los ruidosos proyectores óptico-mecánicos de rollos sino sistemas de televisión de gran formato y alta definición, gracias al desarrollo de pantallas de plasma o cristal líquido. Eventualmente el negativo de plástico será una curiosidad relegada a los museos, aunque muchos fotógrafos tradicionales la siguen prefiriendo para fines de expresión artística. Evidentemente la electrónica ha venido reemplazando la química y la mecánica en muchas aplicaciones, y –por lo que se puede ver.- seguirá imponiendo su progreso arrollador en el futuro previsible.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba