Opinión Nacional

El Fundamentalismo, opio de los autócratas

Inmediatamente después del atentado del 11 de Septiembre, la mayoría de los estadounidenses estuvieron de acuerdo en que Bush atacara a Afganistan y posteriormente a Irak. Eso se debió en primera instancia a una reacción expontánea producto de los síndromes de “las torres gemelas” y “el pentágono”; y, en segunda instancia a que el genocida dictador Husseim mantenía una abierta y permanente confrontación verbal y un desafío nuclear contra la primera potencia mundial. Hasta aquí podríamos decir, para no meternos en terreno profundo, que la invasión emprendida por el imperio estuvo ligeramente explicada. Pero a pesar de que las razones que para entonces esgrimió la Casa Blanca a fin de justificar la invasión a Irak y destruir el ejército “invencible” de Irak no estuvieron bien sustentadas, eso no le restó méritos al verdadero motivo de la invasión el cual hoy Bush se atreve a mencionar en público: “hacerle la guerra al enemigo en su propio territorio para evitar que el enemigo venga a hacerla dentro de nuestras fronteras”. Fue así como el atentado del 11 de Sep se transformó en un bumerán para la Red Al Qaeda y para su máximo líder Bin Laden.

No es ningún secreto para nadie que occidente y el mundo en general se encuentran amenazados por el terrorismo internacional que pretende robarnos hasta la libertad de conciencia. El terrorismo global orquestado por los Talibanes de la Red Al Qaeda y apoyados por el fundamentalismo islámico proveniente de Afganistan e Irak, se le fueron sumando abiertamente otros regímenes autocráticos como el de Irán, Korea, Cuba y Venezuela. De sobra sabemos que para los dos grandes ligas: China y Rusia, los E.U. no son santo de su devoción; pero en este momento están ocupados jugando para otro equipo en el que también participan las naciones libres. Tampoco es un secreto que los principales blancos de la Red Al Qaeda son los E.U. e Inglaterra, ya que el terrorismo internacional ha calculado que debilitando al gigante del Norte y al de Europa, les será más fácil pulverizar a Israel y doblegar al resto de las naciones libres del mundo incluyendo a los países pseudosocialistas.

El fundamentalismo es un movimiento armado cuasireligioso que pretende arrodillar a la humanidad empleando el terror como mecanismo de control. El terrorismo internacional como tal se sirve más bién de los autócratas y de todos los grupos al margen de la ley que se financian del narcotráfico y de la corrupción para poder cometer sus crimenes. El fundamentalismo como ideología ha venido a reemplazar al comunismo que fue también la religión de Marx, de Stalin, de Lenin, de Mao y de muchos otros dictadores que durante el siglo XX se abrieron paso en nombre de su ideología asesinando a millones en nombre de la patria que no era otra cosa que el poder que detentaban. Es la misma doctrina que justifica cualquier acción para lograr alcanzar el control absoluto de las riquezas del Estado y del mundo para luego sojuzgar a la población. Es una religión que le rinde culto al poder y que se ha ido propagando por el planeta adoptando diferentes formas, tales como las autocracias, las dictaduras, etc, que al final me imagino se juntarán para conformar una federación de sectas que estarán subordinadas a la más influyente de todas. Por cierto, no surgirá de occidente ni mucho menos de Latinoamérica esa cabeza, puesto que para los mentores de esa religión, los occidentales somos los despreciables infieles, y por lo tanto dignos del infierno, ya que para los fundamentalistas islámicos nuestro modus vivendi es el único responsable de la desigualdad social en el mundo. Me pregunto si el mundo será plano cuando los fundamentalistas, si acaso, lleguen a controlar al mundo (?). Habrá que preguntarles a los Iraníes, a los Koreanos, a los Cubanos y, por qué no, a los Venezolanos, ya que estos últimos están siendo víctimas de la segregación política, social, económica y hasta racial (contra los blancos), por oponerse a los dictámenes arbitrarios de un militar gorila disfrasado de socialista que desgobierna en la otrora cuna de libertadores.

Cuando los E.U. hayan agotado sus esfuerzos para destruir la Red y se retiren de la escena, sospecho que Russia y China romperán sus relaciones ocultas con el fundamentalismo islámico y tratarán de detener el avance de esa corriente antes de que les pidan una cuota de sacrificio para “salvar” al mundo. Estos dos gigantes, que han probado y comprobado que lo malo de los países libres es malo, pero que lo bueno es buenísimo, no van a permitir que esos encantadores de serpientes pongan el mundo al revés y lo hagan girar en torno al eje Iran, Korea, Cuba y Venezuela. Rusia y China se disputarán civilizadamente el liderazgo mundial y lo compartiran con los E.U. Los terroristas quedarán convertirdos en unos mercenarios más al servicio de las grandes potencias so pena de ser aplastados como cucarachas por los ejércitos conformados por cientos de millones. BinLaden terminará sus días convencido de que tan solo fue un esclavo de sus propias locuras y un tonto útil de los más poderosos. Su imágen fantasmagórica quedará estampada en una franela como la del aventurero Che Guevara y como seguramente quedará la del sátrapa caribeño y la del autócrata tropical de Venezuela.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba