Opinión Nacional

El General de tres soles Raúl Isaías Baduel

El caso del general Raúl Isaías Baduel hay que verlo sin pasiones y precipitaciones. Es muy comprensible que mucha gente que ni comulga ni simpatiza con Chávez pudiera verlo como un Caballo de Troya para meterlo dentro de las filas de la oposición (o de las oposiciones) y que lo vean como una carnada para que salgan a la luz los verdaderos traidores; o que lo ven como un Arias Cárdenas II, etc.

Otros opositores, en el desespero de salir de Chávez, sus interminables, insufribles y torturantes cadenas, sus agónicas peroratas, sus abusos, excesos, groserías, sus pretensiones de convertirse en un emperador vitalicio y pare de contar, lo ven como un libertador, un salvador y un mesías para conducirlos a la tierra Prometida de la liberación de esta pesadilla.

Y sobre todo para que controle aunque sea indirectamente a unas Fuerzas Armadas que junto a las policías, están salvajemente reprimiendo estudiantes: al momento de escribir estas líneas nos estamos enterando de la invasión por grupos armados y borrachos afectos a Chávez que acaban de invadir la Universidad Católica del Táchira, y pare de contar.

En cualquiera de los dos casos, ahorita sería mejor centrarse en el terremoto que produjeron las contundentes y si duda valientes declaraciones de Baduel, que por encima de todo hay que reconocerle que tuvo una digna declaración de principios democráticos donde declara que la reforma es un golpe de estado y un fraude: contundente y claro.

Independientemente que Baduel sea un militar en situación de retiro y tenga sus derechos civiles y políticos plenamente activos y vigentes, Baduel es ante todo un militar; en cuyo mundo, mal que bien, tuvo y sigue teniendo tiene un indiscutible liderazgo; y que estemos o no de acuerdo con muchas de sus acciones, tiene una indiscutible trayectoria militar cuyos movimientos estratégicos sin duda han sido muy hábiles.

Esto es lo que “tiene loco a Chávez” y por eso puso a dos ex Ministros de la Defensa a dar las infelices, tristes deplorables y cantinfléricas declaraciones que dieron (y con el perdón de Cantinflas que era un genio del humor y la actuación). Ismael García defendió a Baduel y aparte que lo calificó de “valiente” en los días del 11-12 y trece abril en 2002, dijo que los dos ex Ministros de la Defensa se escondieron y solo aparecieron cuando ya era un hecho que Chávez volvía de La Orchila; dijo además que uno de ellos apareció en una ambulancia en Miraflores en la madrugada del 14 de Abril cuando ya era tarde.

En estos momentos nos viene a la memoria que el Comandante General del Ejercito de esos días como lo era el General Efraín Vásquez Velazco dijo que uno de ellos dos en la noche del 11 de abril, le dio una crisis nerviosa, se puso a llorar y le imploró al General Velazco que no permitiera que lo mataran; el General Velazco cuenta que no le quedó otra que esconderlo en su baño particular…

Por otra parte, otro General, el único militar venezolano que tiene la particularidad de tener dos veces la situación de retiro, el día de las declaraciones de Baduel salió a insultarlo en un programa de VTV. Pareciera envidiar a Baduel ya que aquel nunca llegó a Ministro de la Defensa.

El General que declaraba en VTV se veía con los desorbitados por el odio y además dijo que había alertado que Chávez había estado sentando en “un nido de alacranes”, en clara alusión a que Baduel era uno de dichos animales.

Este General que declaraba en el Canal 8 varias veces ha caído en desgracia ante Chávez, pero por una extraña relación de amor-odio volvían a “los amores”; y últimamente y por diferencias de criterios entre ambos, había sido nuevamente execrado por Chávez.

Por lo tanto el General en cuestión, como anillo al dedo aprovechó la ocasión para congraciarse con el “Comandante en Jefe”; y en consecuencia comenzó a despotricar de Baduel, pero con el mal de gusto, que cual “vieja –chismosa”, empezó a contar chismes militares de viejos tiempos. Que si Baduel una vez había sido su asistente, y ahí se había dado dio cuenta que era un “burócrata”, un politiquero y un “pantallero”; y que lo del 12,13 y 14 de Abril de 2002 había sido un “show mediático”, etc.

Es decir, ese programa de TV que lo conduce una periodista afecta a Chávez, terminó en un programa de mal gusto, en un hervidero de chimes y odios; pero de repente apareció el que faltaba: Chávez. Éste emuló a William Shakespeare: perdonó y readmitió en su seno al General-viejo- chismoso: éste, ni corto ni perezoso se aprovechó de aquello, llevó el agua para su molino y en consecuencia hasta le pidió un favor para su señora esposa, a lo que Chávez muy gentilmente le dijo que siiiii.

Luego Chávez se centró en la parte central de su drama Shakesperiano y declaró que Baduel a pesar de ser su compadre y un ex hermano del alma, era un “traidor”, que lo había “apuñalado” (no dijo donde); casi que repite lo que reproduce Shakespeare en su magistral obra “la tragedia de Julio César”, cuando éste en el momento de su asesinato le dice a su hijo adoptivo “Bruto”: “¿y tú también hijo mío?”. Bruto era uno de los tantos que lo había apuñalado en el día de los “Idus de Marzo”.

Volvamos al caso de Arias Cárdenas: aquí había algo así como una guerra de poder entre Chávez y él; quizás el complejo de segundón al que no quería someterse toda su vida Arias Cárdenas; algo así como que si otro militar: Diosdado Cabello, mas tarde o mas temprano no quisiera estar toda su vida pisado por Chávez.

Por eso si uno históricamente revisa la campaña presidencial de Arias Cárdenas en contra de Chávez y que fue en el año 2000, uno ve que no fue una campaña de principios por parte de Arias, sino de feroces insultos contra Chávez, como en el caso de la famosa cuña de la gallina, etc.

Si bien reconocemos que la mayoría de la gente piensa lo contrario, no somos de los que creemos que el conflicto entre Arias Cárdenas y Chávez fuera una farsa y una pelea arreglada, como las que arreglan las mafias en las peleas de boxeo, aunque aquel le haya hecho un favor histórico a este, puesto que para que haya un “vencedor” como Chávez necesitaba un “vencido” como lo fue Arias Cárdenas; sino que como antes dijimos creemos que fue un intento de un Arias Cárdenas por no ser toda su vida un amanuense y un pelele de Chávez.

Lo que pasa es que un Arias Cárdenas, que en vez de haber aceptado gallardamente su derrota y perseverar hasta vencer como hacía el Dr Rafael Caldera, indignamente se devolvió, y ahora anda como un “carga maletín” de Chávez, y que a la vez no tuvo ni la gallardía ni la dignidad del General Usón que se negó al supuesto indulto que le daba Chávez, ya que si está injustamente preso por no haber cometido delito alguno, mal le pueden dar un indulto. Esto sí que es dignidad y el verdadero honor militar.

Esto es el meollo del asunto: lo militar, o si alguien lo prefiere: el militarismo, que lo hemos tenido en Venezuela por casi toda nuestra historia.

En el fondo de todo esto creemos que se trata de si Baduel se pudiera convertir en un líder militar o no; así esté “en situación de retiro”, y eventualmente pudiera cual pescado militar, nadar en peceras de políticos civiles, pero conservando siempre su liderazgo militar; vale decir: un pescado militar nadando en aguas civiles

Si vemos la historia de Venezuela, salvo Cristóbal Mendoza, José María Vargas y los cuarenta años de gobiernos civiles (llamados por Chávez “la Cuarta República”), vemos que nuestra historia está llena de caudillos militares. En diciembre de 2006, luego de las elecciones y que Chávez ganara o no (asunto aun no claro históricamente, como el Referéndum Revocatorio del 15 de agosto de 2005), el diario El Nacional hizo una encuesta y el resultado que arrojó fue que mas del 80 % de la población venezolana quería que el sucesor de Chávez fuera un militar…

Evidentemente que Baduel pudiera tener en un futuro no muy lejano un caldo de cultivo para repetir “el match” presidencial entre dos militares, como fue el de Chávez-Arias Cárdenas, no dejando de recordar la subsiguiente frustración de los que ingenuamente apoyamos a un “devolvible” como lo fue Arias Cárdenas.

Al momento de escribir estas líneas nos acabamos de enterar que Baduel no descarta ser futuro candidato para un cargo de elección. Además, al Baduel (ingenuamente o no) llamar a votar pero sin pedir condiciones, y darle un cheque en blanco al CNE, pudiera estar apostando a la carta de la abstención.

Explicamos esto último mejor: es obvio que Baduel que ha demostrado ser un pragmático y un gran estratega: es muy probable que Baduel sepa que el CNE tiene la infraestructura viciada y que la mayoría de los sectores de las oposiciones no va a votar por la muy compresible desconfianza ante el CNE…

Es además predecible que la Caperucita Roja del CNE y avalado por los otros 4 rectores restantes, en la noche del 2 de diciembre va a decir que el SI ganó con el 60%. Esto lo va a declarar con abstención o sin abstención; con votos reales o virtuales; con plan A o con plan B; con…o con…

Es a la vez de temer que algunos sectores (vamos a llamarlos “participacionistas”) de las oposiciones van a acudir al TSJ para impugnar el veredicto electoral; en consecuencia este “imparcial” organismo” de justicia va a confirmar que el SI ganó, y quizás para disimular van a aparecer quizás uno o dos votos salvados, como últimamente se está viendo.

En consecuencia es de sospechar que algunos sectores participacionistas de las “oposiciones” van a decir que no comparten pero que acatan la irrevocable sentencia del máximo tribunal de “Justicia”; y que a la vez invitan “a seguir dando la pelea” participando en las próximas elecciones de alcaldes y gobernadores del año que viene, olvidando que con la nueva, golpista y fraudulenta “ reforma-deforma”, el Presidente de la República les puede nombrar un Vicepresidente (“Virrey”), dejando a los alcaldes y gobernadores como jarrones-chinos y floreritos, ni siquiera con la utilidad de los ceniceros que por lo menos sirven para algo, mas que un objeto decorativo.

Y es aquí donde se pudiera catapultar el General Baduel: “yo se los dije, perdimos por la abstención”. Esto, unido a que es un militar, así sea en situación de retiro, pero militar al fin; y unido a sectores como PODEMOS a cuyos diputados no le negamos su dignidad y valentía; y demás disidentes del chavismo calificados también como “traidores”, pudieran crear un movimiento de ex chavistas, sectores que piensan que hay que votar así no se confíe en el CNE, y gente cansada de perder y mas perder, que conviertan a Baduel en un futuro contendor y una piedra en el zapato a las pretensiones totalitarias de Chávez.

Sin embargo Baduel va a contar con dos problemas: el fantasma de Arias Cárdenas, ya que tendrá que invertir mucho tiempo en explicar que no se va a devolver y no es la segunda versión de Arias; y el monstruo de mil cabezas del valiente, heroico y digno movimiento estudiantil del que ya están saliendo futuros lideres políticos que muy probablemente lo rivalicen.

Creemos que “por ahora” y en relación a este personaje, sería como mejor darle tiempo al tiempo; el tiempo dirá, el tiempo es muy sabio, el tiempo todo lo aclara y todo lo pone en su lugar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba