Opinión Nacional

El gobierno shadow

La democracia parlamentaria inglesa, muy civilizadamente, utiliza una forma de control político al que llaman el gobierno shadow (sombra). La idea es tener una contrapuesta para cada funcionario (digamos ministros) del gobierno en el poder. De esa manera, tanto existe un Ministro de Relaciones Exteriores como un Ministro de relaciones Exteriores Shadow, y así por el estilo.

Cuando un gobierno legítimo se decide o planea implementar algún programa o hacer cambios de cualquier tipo en la política administrativa del país, los analistas, entre otros los periodistas especializados (quienes son los ojos y los oídos del pueblo) y que velan por traducir las consecuencias sociales, económicas, etcétera de la propuesta, pueden tanto dirigirse al ministro titular como al ministro shadow; y de esa manera ver o percibir “el pro y el contra” de las consecuencias políticas por venir.

Que quede entonces claro que los ministros shadow representan a la oposición y que usufructúan el mismo cargo que su contraparte pero de manera virtual (más no menos válida a la hora de discutir y analizar las medidas en cuestión).

Pero también debe quedar claro que, en el Reino Unido, todos los shadow son por supuesto gente competente que bien podrían un día ser los verdaderos ministros.

En realidad, lo que se conforma de esta manera, es un gobierno paralelo que monitorea constantemente y vuelca información experta sobre el desarrollo de las propuestas de los verdaderos gobernantes.

En nuestro caso, tanto hoy como para un futuro, creo conveniente comenzar a pensar en las posibilidades de implementar una forma similar de controlar nuestra democracia. Por ejemplo, la formación de una Junta Patriótica Shadow (nuestra manera vernácula de asimilar el shadow inglés), con sus correspondientes contrapartes al gobierno de turno, nos ahorraría todas las acciones ad hoc que nuestro subdesarrollo político genera; que no son hoy en día sino voces disímiles que hacen eco de tales o cuáles intereses y donde cada voz que grita mejor o con más fuerza logra captar la audiencia que se pretende convencer.

Hoy en día, tenemos un Comando de la Resistencia Nacional (CRN), un SUMATE y un RECIVEX, y mil organizaciones más (tan importantes como las mencionadas), esparcidas tanto en el país como en el exterior (todas opositoras); pero el desgaste individualista que caracteriza a muchas de ellas resta capacidad opositora a la causa común.

El sueño sería poder lograr conformar un “gobierno shadow” en el exilio; ya que como vamos percibiendo, las posibilidades democráticas en nuestro país, los espacios, se van ahogando con infinita rapidez.

Pero ahora, la pregunta más importante es la siguiente: ¿Somos tan civilizados como los ingleses como para poder lograr tal empresa? ¿Sabríamos salir del subdesarrollo político en el que nos encontramos inmersos para lograrlo? ¿Sabríamos escoger a los mejores para ejercer esos cargos de Ministros Shadow? ¿Sabríamos delegar parte de ese ínfimo poder que hoy disfrutamos como oposición?

Una nueva Venezuela es algo absolutamente necesario luego de esta hecatombe socio-administrativa que vive el país. Veo difícil, de la manera como vamos andando, que logremos inventar algo nuevo y que no caigamos de nuevo en la frustrante repetición de los patrones históricos que hasta ahora han regido el desarrollo del ejercicio político en el país.

Una “Junta Patriótica Shadow” podría proporcionarnos una ventana nueva y mucho más clara, mucho más democrática y más incluyente del arte de saber gobernar democráticamente.

¡Concertemos ya…!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba