Opinión Nacional

El grave coletazo de la abstención

El próximo Presidente cumplirá su mandato bajo parámetros que se fijaron en las luchas políticas de los años 2004 y 2005.Gobernará bajo el control legislativo que imponga, o deje de imponer, una Asamblea Nacional conformada por 167 diputados de distintas fracciones del chavismo.

Coordinará políticas y acciones administrativas con 21 gobernadores que lograron esas responsabilidades gracias al apoyo del actual Presidente. La casi totalidad de los alcaldes entienden su misión como un encargo político del partido Quinta República, más que como responsables de los servicios públicos. Sus lealtades están más con sus jefes que con sus realidades locales.

Si resultare ganador un candidato de cualquiera de las tendencias de oposición, devendrá en un extraño en la administración pública. Sería nominalmente el Jefe del Estado, pero actuaría como el prisionero de legisladores que posiblemente no atiendan sus propuestas de reformas económicas, sociales y gerenciales. No queda claro si los gobernadores serían sus aliados en la concreción de proyectos de cambio o si mantendrían el funcionamiento de un Estado paralelo, con otras prioridades, bajo criterios propios y en pleno ejercicio de la autonomía a la que hoy renuncian en aras del acatamiento a las instrucciones de una jefatura central que admiten a placer.

Ese presidente no sería sino un forastero. No tendrá claro si sus adversarios son esos gobernadores, alcaldes y diputados que se le oponen y que reciben líneas de un presidente a la sombra, o si la culpa de su infortunio la tienen quienes en obstinada estrategia de agitación y sabotaje político fueron tejiendo a lo largo de los últimos años una habilidosa matriz de opinión que bajo el pretexto de luchar por mejores condiciones electorales, montaba la coartada para el retiro de partidos temerosos de contarse y preparaba un espeso clima desestabilizador.

Aparentaron ser luchadores radicales contra el gobierno, pero dieron la espalda a la representación que millones de venezolanos estaban resueltos a delegar en sectores distintos del chavismo. Llamando a la abstención entregaron, por lo menos, la gobernación de Miranda, la de Carabobo y la Alcaldía Metropolitana de Caracas, estratégicos enclaves urbanos que podrían definir resultados electorales, entre otros, la Presidencia de la República. Después de alertar durante año y medio lo peligroso que sería dejar las dos terceras partes de la Asamblea Nacional en manos de una sola corriente política, terminaron entregándole las tres terceras partes, toda la Asamblea, al chavismo.

Despreciaron el esfuerzo de dirigentes locales que aspiraron alcaldías, concejalías y Juntas Parroquiales. Se burlaron de esos luchadores y llamaron a la abstención, al igual que retiraron de un día para otro a todos sus candidatos a la Asamblea, creyendo así invalidar las elecciones. Ahora los buscan desesperadamente para que les apoyen en proyectos presidenciales. Decían que no se podía votar con máquinas ni con las “condiciones vigentes”, pero, como por arte de magia, ahora si vale la pena votar. Todo porque se trata de sus propias candidaturas y porque con sus jugarretas no lograron lo que fantasiosamente llamaban la deslegitimación de los poderes públicos.

Hablan de primarias, de candidato único, de ofertas electorales, pero no terminan de admitir que fue una patraña llamar a la abstención. Al hacer eso le negaron la representación a millones de venezolanos que aspiraban administraciones regionales y locales distintas. Al insistir en sus dogmas y en sus odios, amarraron por completo al próximo Presidente, si es que el triunfo lo obtiene un líder de oposición.

El daño que estos enredadores han hecho es tan grande que los propios aspirantes a la Presidencia deben aclararnos si están conscientes de ello, si esos agitadores forman parte de sus equipos y si gobernarían con ellos. Ese capítulo de la abstención en varios procesos electorales y del retiro de candidatos a la Asamblea no está cerrado. Tienen la palabra.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba