Opinión Nacional

El lado oscuro

El chavismo «duro» es una cúpula militar-civil cerrada alrededor del
presidente Chávez. A su vez rodeados de dirigentes regionales y de base cada
vez más desorientados y desilusionados por el enorme y abrumador fracaso que
cubre al país y ya se observa como irreversible. El mensaje resentido y
repetitivo, asumido por la propaganda oficial, es que sólo ellos -un anillo
de militares y una secta marxista sin integridad moral subordinada al
proyecto chavista- representan al pueblo y los demás, todos los opositores
son traidores, apátridas y pitiyanquis.

En realidad, hay dos problemas centrales que harán que la última etapa de
chavismo militar-civil antes del 2012 sea de enormes daños para Venezuela.

En primer lugar, el chavismo usará su barniz marxista para justificar la
irreversibilidad del proceso «revolucionario» y negar la entrega del poder a
otro dirigente, con las más extravagantes e increíbles teorías de
conspiración universal. El deterioro de la precaria gobernabilidad
democrática prevaleciente como resultado de esta línea de actuación, toma
fuerza con la búsqueda de conflictos con Colombia y Estados Unidos, lo cual
amenaza no sólo al mismo gobierno, sino al interés nacional de Venezuela.

En segundo lugar, la corrupción de la cúpula chavista es tan amplia, tan
profundamente enraizada en la debilidad institucional promovida por el
desorden administrativo y la complaciente tolerancia del presidente llanero,
que además de haber orientado a todos los sectores de la economía nacional a
buscar formas de defenderse o aprovechar el diferencial cambiario de más de
150 por ciento, ha convertido a la banca en presa de manejos inescrupulosos
de depósitos gubernamentales, la mayoría proveniente de tesorerías públicas
en manos de militares asociados a su círculo más cercano. Por otra parte,
las empresas estatales, viejas o recién nacionalizadas, son sujetas a
degradación por incompetencia y al saqueo de individuos que responden al
círculo cercano al Presidente, con la venta de «cupos» a precios regulados
en bolívares a empresas intermediarias que sacan por contrabando de
extracción a precios del mercado paralelo el aluminio, cemento y cabillas.

Esta avidez inescrupulosa por el robo y el endeudamiento masivo, a pesar de
los padecimientos que enfrentan la mayoría de los venezolanos, dejará un
legado de atraso y falta de recursos materiales que pesarán sobre la
recuperación futura de Venezuela.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba