Opinión Nacional

El lenguaje de Chávez vs. el sincretismo de una nación

¿Cuáles serán los motivos para que una nación confundida sobre el socialismo del siglo XXI, no deje que se le explique?

Esta pregunta ya es recurrente en los escritores venezolanos; primero fue al alcalde mayor Juan Barreto que escribió un libro sobre el socialismo de Chávez y prácticamente sus propios amigo lo excluyeron, aunque ya se vendieron 200 mil ejemplares en Alemania; el otro es el que escribí recientemente, El Manual del Socialismo del Siglo XXI ¡a la criolla! que ha tenido su propio esfuerzo y buena venta, pero jamás lo que muchos amigos esperaban.

Esto es lógico que los escritores y pensadores venezolanos estén excluido, mientras en el hotel Caracas Hilton esta lleno de escritores extranjeros tratando de explicar a un país, que ellos desconocen, una realidad; pero como diría un buen amigo, “a si somos desde que éramos una Capitanía General, todo lo de afuera es mejor que nosotros mismos, sea el que gobierne, Bolívar, Castro o Chávez”.

La mayoría de estos señores que se ¡intuyen! todos ellos son paralizadores del proceso que dicen defender, pero que no pueden escribir, por que sencillamente lo desconocen, y lo que han realizado es pura biografías aduladoras al patrón que hoy tienen, y le recomiendan que no se explique el modelo político hasta que ellos mismo lo entiendan.

Sin embargo, explicar nuestro modelo político en un lenguaje accesible es una labor improrrogable, la más urgente de todas para la cultura política, histórica y analítica de este proceso; y es que sin una lengua no se puede hablar. Es bien sabido que ‘la lenguaje nos habla’ en el sentido de que el propio gobierno revolucionario ofrezca instrumentos de comunicación, sin los cuales no sería posible ni siquiera la elaboración del pensamiento que justifique a este propio proceso y modelo por construir.

Erróneamente se quiere codificar una sola lengua del socialismo chavista, y es lo que diga Chávez, siendo todas las demás sustraídas al proceso reductor necesario para convertirse en lengua y no alternativas, dotadas de vida autónoma, claro, son los aduladores los carroñeros del propio proceso político que vivimos, afortunadamente, aun estos son una súper minoría

El socialismo del siglo XXI, surgió como polémica antítesis del socialismo progresista europeo al no estructurarse en lengua; este corre el riesgo de retrocederse hasta los consumidos socialismos y comunismos detrás de la cortina de hierro o el de Cuba, que agoto su ciclo de la vanguardia y quedo paralizado y momificado en el tiempo.

Estamos dilapidando un colosal patrimonio al no crear un socialismo a la venezolana, progresista, humanizado y liberador del hombre. Ahora ¿porque eludimos la responsabilidad de concretarlo y de hacerlo transmisible? ¿Acaso dentro de poco tiempo no sepamos hablar efectuando lo que diga exclusivamente Chávez ante un país de mimos?

No puede ser que para estar en el proceso se tenga que ser eunuco o un servil mentalmente, o lo que es peor, ceder nuestra condición humana a la voz única, de un único ser. Es lamentable que se le haga semejante daño al propio proceso político y al presidente Chávez, de hecho, hoy ya la mayoría de los que adulan a Chávez y construyen ese poderoso muro alrededor de él, no hacen sino balbucear, emitir sonidos inarticulados, desprovistos de sentido, sin transmitir mensaje ninguno, ignorando los medios para comunicar nada. He aquí por qué ellos no dicen nada ni nada tienen qué decir.

Hay otro peligro más grave aún una vez desautorizado la propia revolución y su nuevo partido el PSUV, ya no estaremos en condiciones de leer las imágenes de todos los que han construido positivamente en este proceso político, menos lo que han construido en el hablar una lengua diferente del jalabolismo oficial, es decir, los gobernadores, los alcaldes, los diputados, los legisladores, los lideres políticos en sus diferentes estatus de responsabilidad y los dirigentes gremiales. No hay nadie hoy que adopte el socialismo stalinista, menos el comunismo castrista.

Sin embargo, el socialismo es una forma engañosa que sobre­pasa los ‘órdenes’, llegando a congelar incluso los razonamientos desarrollados con palabras y verbos del propio socialismo.

En efecto, el sistema socialista europeo codificó el socialismo soviético, después lo depuró hacia la sociabilización del mercado y lo perfecciono con la sociabilización de la propia existencia.

Finalmente, si nos valemos de un sencillísimo procedimiento sobre la democratización del estado a través de la sociabilización de este, se convierte el socialismo en la máxima expresión de justicia social.

Por lo demás, se quiere implementar una nueva teoría en Venezuela que cuando se demuestre lo imposible de codificar el sentido dinámico del lenguaje socialista, no quedaría otra cosa que tomar la palabra de Chávez casi como una revelación divina, y esta seria una solución suicida, invocada ya por algunos infelices, que se visten de rojo, comen y viven como capitalista y rodean a Chávez como pulpos, que en el fondo pueden llegar hasta matar al verdadero Chávez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba