Opinión Nacional

El libro de Scannone

Hace veinticinco años se publicó un libro que no sólo ha batido todos los récords de ventas de libros de cocina en Venezuela, sino que ha mantenido puesto de honor entre los «best sellers» de todos los tiempos. Un libro que cambió la visión, y en algunos casos hasta la misión, de lo que debe ser un libro de cocina. Un libro que convirtió a la cocina «a la manera de Caracas» en algo glamoroso, buscado y aplaudido.

No podía ser de otra forma, pues todo lo que se hace con amor da sus frutos: su autor, Armando Scannone, lo dedica a sus padres, de quienes aprendió, entre otras muchas cosas, el arte de comer. Y a su colaboradora de toda la vida, Elvira Fernández de Varela, por su presencia «admirable e infatigable» en todas las etapas del libro.

Armando Scannone es ingeniero. Se nota en la precisión de sus recetas. No sólo en las cantidades, sino en las indicaciones: «se lleva a un hervor y se cocina a fuego mediano hasta secar un poco, unos siete minutos». Usted puede jurar que los siete minutos son cronometrados. Todas las recetas han sido preparadas, corregidas, ajustadas, mejoradas. «Entretanto se baten las claras hasta formar picos pero todavía húmedas» ¡qué explicación tan clara! Uno no tiene que estar adivinando ni improvisando. Para mí, que la cocina resulta como una especie de castigo, los libros de Scannone han sido la más absoluta bendición, porque cada vez que los uso paso de ser una cocinera torpe y mediocre, a preparar platos deliciosos de los que me siento orgullosa. Y mis invitados así lo sienten también. Mi «negro en camisa», como llamamos en Venezuela al «chocolat gourmet» causaría la envidia de cualquier repostero. Y no es mérito mío, ¡qué va!… es el libro de Scannone.

He tenido la fortuna de comer en la casa de Armando Scannone. Un día, a la hora del postre, me preguntó: «hay Juan Sabroso, dulce de higos, dulce de leche cortada, jalea de guayaba… ¿cuál te provoca?»… «pues, ¡me provocan todos, Armando!». Los dulces me llevaron de vuelta a la casa de mi abuela. A los sabores de mi infancia. A la cocina de esa insigne y consentidora cocinera que se llamó Adilia Castillo, de mi muy querida y recordada María Márquez, quien nos servía a mis hermanos y a mí, y nos daba una palmada por la espalda y nos decía «¡coman!»… ¡como si no fuéramos a comer aquellas delicias!. A la cocina de donde salía Cheché, Mercedes María Blanco, quien se llevaba la merienda para el jardín para que no tuviéramos que entrar e interrumpir los juegos. ¡Ah, la cocina de la casa! Son sabores y olores que han marcado la vida de millones de venezolanos a través de las generaciones. «Mi cocina, a la manera de Caracas» rescata la cocina caraqueña y la forma caraqueña de preparar las comidas. Armando Scannone ha tenido la virtud de rescatar a la vez nuestras más caras vivencias, que afloran en cada plato que se prepara «a la manera de Caracas».

En una entrevista que me hizo Arquímedes Espinoza hace unos años para El Gusano de Luz, me preguntó que qué le prepararía a Chávez si lo invitara a comer para mi casa. Mi respuesta fue que preferiría invitarlo a cualquiera de mis programas, de radio o de TV, para entrevistarlo. Pero de invitarlo a comer, le prepararía cualquiera de los menús de Scannone.

Mi hija Irene estudia en Italia. Recién llegada, me decía cuando hablábamos lo que quería que le tuviéramos preparado cuando viniera: arepas con caraotas negras, pabellón, empanadas de cazón, de carne y de queso, bienmesabe y dulce de cambur que hace mi mamá…Como estaba con esas nostalgias, una vez que fui a verla, le pregunté: » ¿qué quieres que te lleve… Harina Pan, caraotas, chocolates?…» «No, mami», me respondió, «aunque no lo creas, aquí he conseguido todo eso. Lo que necesito urgentemente es el libro de Scannone, para preparar todo lo que me gusta».

Sí, el «libro de Scannone» como lo llama casi todo el mundo, es la biblia de la cocina. Ya son tres los tomos: el rojo, que es el cumpleañero, el azul y el amarillo. Los colores de la bandera venezolana para honrar uno de los mayores placeres de la vida… a la manera de Caracas. Gracias por ese regalo, querido Armando.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba