Opinión Nacional

El magnicidio

De nuevo el cuento del magnicidio. Por enésima vez lo escuchamos  de boca del señor Presidente. Se ha descubierto un plan para ejecutar un magnicidio en su contra. Una vez más. Esta puede ser la vez número tres mil y quinientos que los opositores planean deshacerse de él.

Seguramente con ayuda del Pentágono.  Y eso que Bush _míster Danger_ ya no está. Pero así y todo, lo del magnicidio como que sí va. Está allí, sigue latente. De aquí a poco tendremos una película hollywoodense en versión criolla con Sean Pean, Morgan Freeman y bajo la dirección de Oliver Stone, _que no vive aquí, gana en dólares y se la pasa en USA,__pero apoya el proceso.

El film trataría sobre el fracaso de un plan maquiavélico contra el Gómez contemporáneo, el ‘siempre vencedor, jamás vencido’.  Al final de la historia imaginamos una marea roja _Chávez dixit_ de trabajadores socialistas de la Asamblea Nacional, Abastos Bicentenarios, Agropatria, Venezolana de Televisión y de los Ministerios del Poder Popular, aplaudiendo en un mitin, _puño alzado_ cantando en un Aló Presidente y celebrando la debelación de un propósito jamás llegado a término. ¡El comandante vive! ¡Chávez por siempre!, gritarían. Hasta que quiera él, hasta que los robocops y sus  aliados _los colectivos de motocicleta y ametralladora_ quieran. Me parece verlo.  Antes de pararnos del asiento aparece en pantalla ‘Esta historia continuará…’ Y, suponemos, vendrá otra historia más, algo nuevo con qué llamar la atención, una fábula menos aburrida, más creativa, más creíble.

Es que el cuento del magnicidio ya se pone fastidioso. Hace falta innovar. Cada vez que se publica, se escucha, que nuestro presidente ha descubierto el plan número quien sabe cuánto para asesinarlo, la gente se ríe, lo ignora y pasa al siguiente renglón, cambia la emisora, sintoniza el cable. Lo mismo de siempre ya no es noticia. El asunto está como repetitivo. Simplemente ya no se le para, ni que lo digan por Globovisión.

Ahora bien, hablando a las claras, o se es muy ingenuo para creerse la historia, o los asesores de seguridad del mandatario venezolano son de una ineficiencia mayúscula porque _suponiendo que lo del magnicidio fuera cierto,__en lugar de decirle al país que hay un plan para acabar con la vida del presidente, deberían mostrar con pruebas irrefutables los nombres de los autores intelectuales de la conspiración, el momento y lugar donde se perpetraría el crimen, los medios para lograrlo, quienes los proveyeron, así como quienes estarían detrás del  hecho y naturalmente,  su detención. Eso sí sería algo serio. Pero no. Apenas nos dicen que existe un plan. ¿Será porque las revoluciones necesitan sus héroes, y hasta el momento, el único héroe de la revolución bolivariana es que el que nos recuerda Manuel Caballero como el héroe del Museo Militar?

Además, si yo fuera presidente, sería mucho más exigente con los funcionarios encargados de mi seguridad. Porque francamente, o son muy ineficientes y merecen ser despedidos o sencillamente no hay ningún plan de magnicidio.

 

 

 

                         

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba