Opinión Nacional

El maltrato a las Universidades

En los actuales momentos el país necesita de decencia, transparencia y verdades sobre su situación política, económica, educativa. En fin, los ciudadanos y fundamentalmente los universitarios tenemos realmente un papel importante como analistas, como intermediarios y como formadores del gran y único recurso tangible que tiene el país como son sus profesionales. La Universidad autónoma, popular, democrática y crítica le ha cumplido al país, a la sociedad venezolana y a los venezolanos.

Es intolerable aceptar las descalificaciones, los atropellos y las medias verdades que se arman en contra de la Universidad. Este país es lo que es porque la Universidad formó y seguirá formando esa casta de profesionales ingeniosos, competentes y excelentes en todas las aéreas del conocimiento, del saber y del hacer. Lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo. Sin embargo, para nadie es un secreto que la Universidad y los universitarios hemos sido maltratados por muchos gobiernos y particularmente por el actual que de revolucionario no tiene nada.

Nunca la Universidad Pública en Venezuela había sido atropellada en varios frentes, no sólo irrespetando continuamente las normas de homologación, los aumentos de sueldos y salarios, las deudas, pasivos laborales, prestaciones y para usted de contar. Esto ha ocurrido en medio de la borrachera petrolera, teniendo recursos provenientes del petróleo y de los impuestos a los universitarios se nos ha maltratado y hoy sobrevivimos con eses pésimos salarios de hambre devorados por la inflación.

Pero el tema que nos ocupa hoy tiene que ver con algo tan o incluso más delicado que la mengua y deterioro de la calidad de vida de quienes laboramos en la Universidad. Nos referimos a la política de reconducción de presupuesto por tercer año consecutivo que bajo ningún concepto es reconducción porque todos sabemos que la inflación de Venezuela es de 30% promedio anual, pero además de la inflación y el encarecimiento de todo, insumos, reactivos, libros, laboratorios, revistas y demás, se le une encima la reducción del presupuesto ya reconducido por tercer año consecutivo y escaso que tienen las universidades públicas para funcionar y operar.

De hecho casi el 80% de los presupuestos de nuestras casas de estudios se van y concentran en pago de sueldos y salarios y con el restante la Universidad tiene que hacer frente a las exigencias de reposición de cargos, dotación de aulas, bibliotecas, laboratorios, servicios de comedor, transporte, vigilancia, como pretende el actual gobierno que nuestras Universidades operen con cierta normalidad con continuos y drásticos recortes presupuestarios, que afectan no sólo a quienes hacemos parte de esa gran corporación y realmente la empresa más loable y grandiosa conocida en todos los tiempos, el daño es también para toda la sociedad venezolana de darse el cierre técnico de nuestras casas de estudios eso se traducirá expresamente en una baja de la calidad de la educación, menos ofertas de estudio, menos cupos, menos investigación y una pérdida considerable y notoria de nuestro personal que no tiene motivaciones para mantenerse en la Universidad, cuando sabe que en otros entes e instancias tiene mejor trato, remuneración y menos presiones.

La pregunta a formularnos está en porque somos nosotros los pagadores de los errores reiterados y del despilfarro que el gobierno ha tenido en estos años. Este gobierno no entiende que el recurso más importante en la globalización, incluso más que el propio petróleo es el conocimiento y nuestros profesionales, nuestro recurso humano. La Universidad de Los Andes ha duplicado como la UCLA; LUZ; UCV; UDO y UC en estos años las oportunidades de estudio, las ofertas de cupos y plazas en pregrado, especialización, maestría, tanto en estudios presenciales como interactivos a distancia, sin que ello se corresponda con un mejor trato o al menos un trato justo, con un aumento de recursos, reposición de cargos, nuevos laboratorios, bibliotecas. Un rasgo del fascismo es justamente el odio al conocimiento, al talento, a la cultura, y tal vez el odio a la Universidades, se da por ser las mismas espacios críticos, autónomos, revisionistas donde no hay espacio para el pensamiento único, el autoritarismo y el culillo que al parecer abunda en el actual gobierno.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba