Opinión Nacional

El mata bolsillos

Esta semana estuve visitando varios barrios en Petare: Maca, El Cerrito y Paulo VI, del Municipio Sucre, y es duro constatar con tus propios ojos que al gobierno no le interesa la justicia social en Venezuela.

Estuve recogiendo las inquietudes de la gente de cara al futuro de Venezuela. En estas visitas que hacemos, casa por casa, nos encontramos constantemente a ex trabajadores de la administración pública que nos piden ayuda porque llevan años tratando de cobrar sus prestaciones, sin que se les den respuesta.

Ese abandono de parte del Presidente, demuestra algo que es inocultable para todos: el gobierno está acumulando más y más poder y no precisamente para ayudar a la gente. Esta falta de atención golpea a los dos millones de venezolanos que prestaron sus servicios a la administración pública y hoy piden sus prestaciones como si fuera una limosna.

Hablamos de dos millones de familias venezolanas que esperan por su dinero para saldar sus deudas, pagar su casa y comprar comida. Esa deuda contraída asciende a 15 mil millones de dólares, que es menos del monto que el gobierno se ha gastado en expropiaciones.

Tenemos que condenar que se use el dinero de todos los venezolanos para expropiar empresas, lo cual lo que genera es desabastecimiento, desempleo y la estampida de la inversión privada. Hasta Empresas Polar, un emblema de la Venezuela moderna y eficiente, esta en la mira de la destrucción por la destrucción misma. Polar genera, entre empleos directos e indirectos, más de 200.000 empleos. ¿Correrán la misma suerte que otras empresas expropiadas que se destruye el empleo y la producción? Dios y los venezolanos no lo permitan.

Los trabajadores tiemblan cuando oyen la palabra expropiación. Es lógico. El gobierno es el peor empleador del mundo. Baja sueldos, no discute los contratos colectivos, destruye empleo y además no paga sus deudas con los trabajadores.

El reto no es que el gobierno sea dueño de todo, sino democratizar la propiedad para el pueblo.

Para el gobierno, las expropiaciones y la obsesión egoísta de ser dueño de absolutamente todo, se anteponen a las necesidades de todos los venezolanos.

Por eso es que desde la Asamblea Nacional haremos realidad nuestra propuesta de una Ley de Candados Fiscales y le pondremos un parado al gobierno con la regaladera de real y las expropiaciones.

El gobierno debe gastar el dinero en el pueblo y no en comprar armas ni andar dando regalos a otros países.

Porque Justicia es poner primero a Venezuela, primero los venezolanos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba