Opinión Nacional

El militarismo exacerbado

Me había propuesto escribir esta columna en honor a Teodoro Petkoff. Querría comentar la consecuente actitud de sus decisiones y compartir algunas de las características del régimen que lo habían llevado a postularse como candidato, las mismas que lo empujan hoy y en el futuro a seguir luchando contra el totalitarismo/fascismo que se cierne sobre nuestro pueblo. Lo que voy a contar lo horrorizará como me horroriza a mí.

Antes de entrar en materia, valga subrayar una vez más el aumento del militarismo de nuestro teniente coronel. Ya ha adquirido dimensiones de megalomanía. El último aviso sobre el paraguas de misiles alrededor del territorio nacional para protegerlo en caso de un ataque aéreo es más de lo que se le debe permitir a un jefe de Estado. Esta “guerra de galaxia”, una suerte de miniatura de la que propuso el presidente Ronald Reagan a comienzos de la década de los 80 al pueblo norteamericano y que finalmente fracaso por la resistencia de este mismo pueblo, no rayaría solamente en la locura en términos financieros sino sobre todo en nuestra condición, hasta ahora, de un país con fuerte voluntad pacificista.

Según mis informantes de alta confianza, la orden está dada para conformar un batallón de ayuda militar a las tropas terroristas de Hezbola y Hamas, a raíz de una reciente reunión de variada asistencia: altos militares, académicos, civiles. En los próximos días comenzará el reclutamiento forzoso y quizás selectivo de jóvenes entre 18 y 25 a años a lo largo del país, entre otros lugares en las cedulas del Frente Francisco de Miranda. El ministerio de educación y deporte ayudará en la operación, ofreciendo el uso del censo y de los listados de los colegios como base de datos de los elegibles, preferiblemente de aquellos estudiantes y alumnos que ya vieron la materia de “Instrucción Premilitar”. Adicionalmente, los cadetes recién graduados o a punto de graduarse estarían automáticamente involucrados.

El que está al mando de la operación es el ministro de Defensa, el trisoleado General Raúl Baduel.

Se planificó igualmente la estrategia de información pública, la cual empezará en los próximos días en forma masiva.

Algunos de los civiles presentes se escandalizaron muy discreta y calmadamente y llamaron e informaron después de finalizada la reunión a sus familiares y amigos.

Mi primera reacción a esta noticia fue de incredulidad. ¿Cómo se le puede ocurrir a un régimen, por más totalitario-fascistas que sean sus tendencias de desenvolvimiento, participar con tropas en un conflicto con el cual no tiene aparentemente ninguna relación? ¿Que no atañe para nada a los intereses nacionales? ¿Cuyas bases, historia y matices son tan extraordinariamente complejos que muy pocos analistas y estudiosos en esta parte de la tierra los conocen en el necesario detalle?

Después me puse a reflexionar. El reciente viaje de 15 días del teniente coronel tiene algunas características que lo hacen especial, extendiendo su objetivo mucho más allá de la búsqueda de votos para asegurar un curul no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Aparte de la visita a Bielorrusia, cuyo dictador Alexandr Lukashenko recibió por fin la visita de un jefe de Estado con el cual podía coincidir plenamente en su “antiimperialismo”, su “socialismo del siglo XXI” y otros detalles político-ideológicos, una primera característica estuvo marcada por la visita a Rusia. Los dos tenientes coroneles Putin (KGB) y Chávez (Ejército, Paracaidistas) se entendieron obviamente muy bien. Y las negociaciones sobre la adquisición de armas fueron mucho más allá de lo que se había anunciado en Moscú y Caracas, tanto en lo que se refiere al monto (el equivalente de tres billones de dólares en vez de un billón) como en lo que atañe a la diversidad de las armas que involucraron. Incluso se impone la sospecha, después del anuncio dominguero de nuestro supremo sobre el paraguas de misiles, que parte del mismo también fue integrante del negocio.

El presidente del Irán y Chávez se entendieron a la perfección y si titularon mutuamente como “hermanos”. Aparte de los convenios y acuerdos que se firmaron y de los elogios y discursos que se intercambiaron, no es audaz suponer que un aspecto de las conversaciones entre los “hermanos” fue la situación en el Medio Oriente y, con ella, el rol de Hezbola en el Libanon.

La visita a Quatar sirvió para reforzar los lazos internos de la OPEP y como una suerte de “velo” para esconder los objetivos verdaderos. Malí y Benin en África fueron visitados para que este nuevo “líder del Sur y del antiimperialismo” podía lucirse, en Malí con un discurso en el que anunció: “Daré a Malí 100 millones de dólares anuales … y no quiero un pago en efectivo y ni siquiera quiero que me agradezcan.”, reduciendo el pueblo venezolano una vez más a la categoría de un conjunto de seguidores y súbditos al disponer de una parte de su ingreso (“que es de todos”) como si fuese de su propio pecunio.

De vuelta, Chávez tomo unilateral y entusiastamente partido a favor de Hezbola, de Hamas, del Irán y de Siria, contra Israel.

Dígame usted, amigo lector: ¿No es posible que el teniente coronel quisiera pasar del apoyo en palabras (y gestos anti-diplomaticos) a la ayuda militar real? ¿Le parece increíble, con este personaje?

¡Ojala que no tengamos que sorprendernos en los tiempos del futuro cercano con el anuncio de una “brigada pro-palestina” en marcha!

Publicado en EL NACIONAL, 9/08/2006, A8

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba