Opinión Nacional

El molino de Europa

Un viaje por la pradera sevillana, en España, nos revela un panorama paisajístico en el cual el pasado se conecta con el futuro, en donde el viejo molino medieval convive con el moderno generador eólico de energía eléctrica conocido como aerogenerador, que transforma la energía mecánica del viento en energía eléctrica.En ambos casos, tenemos a los motores de dos sociedades de diferentes épocas unidas en un mismo espacio por la identidad industriosa de sus habitantes, abiertos al desarrollo de su inteligencia colectiva para afrontar los grandes retos del desarrollo sustentable de la humanidad en este siglo XXI.

Un recorrido histórico a través de la utilización de este ingenio humano en el aprovechamiento de la energía renovable de la naturaleza, nos permitirá ponderar su importancia como factor civilizatorio.Surgió en el siglo primero o segundo D.C. en la zona de Asia Menor, pero no se extendió hasta la Edad Media en el Oeste de Europa.

El molino es posiblemente el sistema técnico más complejo del mundo preindustrial. El Domsday Book indica que en Inglaterra había en el año 1068 de nuestra era, cerca de 6000 molinos. Todo el campo europeo estaba lleno de molinos. La rueda hidráulica dio lugar al molino harinero activado por energía hidráulica La fuerza del agua fue la principal fuente de energía hasta la aparición de la máquina de vapor durante la revolución industrial. Se cree que sólo en Inglaterra había unos 20.000 molinos al final del siglo XVII. Estos molinos se dedicaban no sólo a la molienda, sino a todo tipo de procesos industriales. De hecho, el molino es el embrión de toda la mecánica y la tecnología de Occidente. A él se debe la prevalencia de la civilización occidental.

Pero surge a la par la necesidad de aprovechar otra de las fuentes de la naturaleza, como la energía eólica. El primer molino de viento fue ideado por Herón (c. 20-62 d.C.) y servía para mover los fuelles de un órgano.

Los persas, a partir del siglo VII, ya poseían molinos para riego y molienda, formados por alas montadas sobre un palo vertical, cuyo extremo inferior movía una molienda. Estos molinos se difundieron por los países árabes y fueron llevados a Europa por los cruzados (aunque otros investigadores opinan que fueron los mismos árabes quienes los introdujeron en Europa). Se cree que alrededor del S. XI Inglaterra había adoptado este invento, y en los Países Bajos, el molino hace su aparición en 1197. Entre los siglos XI y XIII se difundieron por Europa. En estos molinos, todo el cuerpo giraba alrededor de un eje vertical montado sobre troncos de encina, apoyados sobre una base de ladrillos.Eran estructuras de madera (torres de molino), que se hacían girar a mano alrededor de un poste central para levantar sus aspas al viento.

El molino de torre se desarrolló en Francia a lo largo del siglo XIV. Consistía en una torre de piedra coronada por una estructura rotativa de madera que soportaba el eje del molino y la maquinaria superior del mismo. Más adelante, todo el edificio se construyó de ladrillos. Generalmente de la parte superior sobresalía un eje horizontal. De este eje partían de cuatro a ocho aspas, con una longitud de entre 3 y 9 metros. Las vigas de madera se cubrían con telas o planchas de madera (En los primeros se usaron velas de barcos). La energía generada por el eje al girar, se transmitía, a través de un sistema de engranajes, a la maquinaria ubicada en la base de la estructura.

Holanda, país en el que predominan los vientos marinos de cierta intensidad, fue el país europeo que contó con más molinos de viento, aunque en la España del Quijote, ya había también numerosos molinos de viento (que el personaje inolvidable imaginó como gigantes), y en Inglaterra, a fines del siglo XIX existían alrededor de 10.000.

Se los usaba para el riego y moler el grano, además de bombeo de agua en tierras bajo el nivel del mar, aserraderos de madera, fábricas de papel, prensado de semillas para la obtención de aceite, triturado de todo tipo de materiales.

No dejaron de aparecer, por cierto, curiosos proyectos teóricos basados en el molino, como el ascensor de energía eólica para elevar soldados sobre las fortificaciones enemigas, de Kyeser, en 1405; y un carro automóvil accionado por paletas de viento ideado en 1460 por Valturio. En Holanda fueron empleados molinos de viento para desagotar las tierras costeras invadidas por el mar
Un gran adelanto en el molino, fue el agregado del abanico de aspas, inventado en 1745, que giraban impulsadas por el viento. En 1772 se introdujo el aspa con resortes, consistentes en cerraduras de madera que se controlan de forma manual o automática, con el objeto de mantener una velocidad constante en caso de vientos variables. Y otro avance fue el freno hidráulico para detener el movimiento; y el uso de hélices aerodinámicas para aumentar el rendimiento de los molinos en zonas con vientos débiles.

En la actualidad, no se utilizan los molinos harineros medievales, puesto que, con la aparición de la máquina a vapor, y posteriormente otras máquinas motrices y altamente tecnificadas, fueron disminuyendo y desapareciendo los molinos de viento europeos pero sí es una escena cotidiana, el paisaje de las llanuras con explotación agrícola-ganadera con sus molinos metálicos orientados en la dirección del viento para la extracción de agua para los bebederos de animales y riego.

Como evolución tecnológica del molino de viento, la energía eólica está transformando sensiblemente el modo de vida y pensamiento europeo. Es un tipo de energía renovable ya que tiene su origen en procesos atmosféricos debidos a la energía que llega a la Tierra procedente del Sol. Es una energía limpia ya que no produce emisiones atmosféricas ni residuos contaminantes.

No requiere una combustión que produzca dióxido de carbono (CO2), por lo que no contribuye al incremento del efecto invernadero ni al cambio climático. Puede instalarse en espacios no aptos para otros fines, por ejemplo en zonas desérticas, próximas a la costa, en laderas áridas y muy empinadas para ser cultivables. Puede convivir con otros usos del suelo, por ejemplo prados para uso ganadero o cultivos bajos como trigo, maíz, patatas, remolacha, etc. Crea un elevado número de puestos de trabajo en las plantas de ensamblaje y las zonas de instalación. Su instalación es rápida, entre 6 meses y un año. Su inclusión en un sistema ínter ligado permite, cuando las condiciones del viento son adecuadas, ahorrar combustible en las centrales térmicas y/o agua en los embalses de las centrales hidroeléctricas. Su utilización combinada con otros tipos de energía, habitualmente la solar, permite la autoalimentación de viviendas, terminando así con la necesidad de conectarse a redes de suministro, pudiendo lograrse autonomías superiores a las 82 horas, sin alimentación desde ninguno de los 2 sistemas.

La situación actual permite cubrir la demanda de energía en España un 30% debido a la múltiple situación de los parques eólicos sobre el territorio, compensando la baja producción de unos por falta de viento con la alta producción en las zonas de viento. Los convertidores del sistema eléctrico permiten estabilizar la forma de onda producida en la generación eléctrica solventando los problemas que presentaban los aerogeneradores como productores de energía al principio de su instalación.

Por otra parte, existe la posibilidad de construir parques eólicos en el mar, donde el viento es más fuerte, más constante y el impacto social es menor, aunque aumentan los costes de instalación y mantenimiento. Los parques offshore son una realidad en los países del norte de Europa, donde la generación eólica empieza a ser un factor bastante importante.

Constituye el continente europeo un buen ejemplo a seguir por la América Latina, que posee muchas mas ventajas naturales para desarrollar sin mayores limitaciones una cultura de energía alternativa a través de la cual obtendríamos una herramienta crucial para lograr el desarrollo social de primer nivel que siempre hemos anhelado, con una calidad de vida superior para todos. Esa exploración, urgentemente necesaria, a la par de la implementación de nuevas tecnologías para el reciclaje de los desechos sólidos ya disponible en el mundo y la creación de prototipos de automotores impulsados por baterías solares y aire comprimido igualmente existentes, nos permitiría pasar de un país tercermundista a uno del primer mundo, donde deberíamos estar todas las naciones de la Tierra si abonáramos con ingenio y mentalidad abierta las tecnologías sustentables que nos armonicen con el equilibrio del planeta.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba