Opinión Nacional

El mono negro dentro del socialista

La expresión del mono negro dentro de las personas, la aprecie con crudo realismo en una película hindú. Tal figura fue creada por un norteamericano de origen hindú (a quién llamaré Ashid), quién decidió viajar a su tierra para saludar a familiares y amigos y se encontró con toda clase de paradigmas. Llegó un momento en que se sintió impotente, ante las tantas contradicciones que encontró entre sus ideas generales y las de sus paisanos, quienes jamás habían salido de su nación. Estos aplicaban sus creencias religiosas (el islamismo) con un brutal odió hacia las otras religiones y costumbres. No entendían por ejemplo, que Dios es incapaz de odiar, que está en cada uno de los creyentes, tal como lo profesa la religión católica, entre otras religiones. Los nuevos valores de Ashid, chocaban constantemente con los valores de sus familiares y amigos hindúes.

Había una chica la cual Ashid había amado en su niñez, pero nunca se atrevió a decirle que la amaba. En su ausencia, esta chica se enamora de otro, a pesar de que lo seguía amando durante su larga ausencia. Cuando se reencuentran, ella le confiesa que se escapará con su actual novio, violando los códigos morales de decencia establecidos en la India, los cuales acarrean castigos severos por sus propios familiares y amigos, por tales actos.

Mientras Ashid decidía entre regresar a los EE.UU, o quedarse en su país de origen, se da cuenta que ama a su ex novia y decide recuperarla. Al mismo tiempo, resuelve darles una lección a sus compatriotas por sus creencias y valores, que defendían con verdadero y brutal fanatismo, los cuales ya no eran validos para él. Se disfraza de mono negro y empieza a saltar por los techos de las casas para llamar la atención de la población, la cual empezó a crear toda clase de absurdas hipótesis para justificar esta repentina aparición del mono negro.

Escoge el día que la novia decide fugarse con su actual novio, para salirle inesperadamente a la pareja en un callejón solitario. Ambos se muestran asustados y el novio emprende la carrera y deja la novia a merced del mono negro. La novia asustada empieza a gritar frente al mono negro, y éste trata de calmarla, por lo cual se quita la máscara, ella sorprendida, se da cuenta de que es Ashid. Éste le confiesa que la ama y la toma entre sus brazos, no sin antes recriminarle su acción de pretender fugarse con un hombre que la había dejado a merced de un mono, sin intentar defenderla. Como ella no había dejado de amarlo, se cobija entre sus brazos y se besan.

El novio asustado, corre despavorido hacia el centro del vecindario y dice que se le apareció el mono negro – el cual tenía a toda la población asustada y nerviosa – y los dirige al sitio donde se les apareció. Encuentran al mono negro con la chica. Sin contemplación empiezan a golpearlo, sin darse cuenta de quién era. Cuando descubren que el mono negro era Ashid, las patadas y golpes se incrementan, y hasta el propio padre de la novia, empieza a golpearlo con mayor furor, pensando que éste pretendía llevarse a su hija clandestinamente bajo engaño. Cuando parecía que Ashid había muerto, el ex novio de la chica comenta en voz alta: “El mono negro mató a Ashid”. “Pareciera que todos llevamos un mono negro por dentro”. Todos se empiezan a mirar entre sí y caen en cuenta de que Ashid se había estado burlando de ellos, demostrándoles que llevaban un mono por dentro, el cual aparecía con mucha frecuencia en su mundo cotidiano.

Al darse cuenta de la gran realidad, del brutal asesinato que habían cometido, y al mismo tiempo que perciben un halo de vida en Ashid, la poblada recupera la sensatez e intentan revivirlo, para llevarlo al hospital de la ciudad, donde milagrosamente posteriormente se recuperaría.

Mientras deliraba, Ashid se ve en el cielo al lado de su abuelo muerto, quién al saber las causas de su muerte, le confiesa que sabía que llevaba un mono negro por dentro, pero se había cuidado mucho de que su mono negro permaneciera internamente en él, sin salir hacia afuera.

Aun cuando estoy consciente de que la ideología política del islamismo practicada por religiosos musulmanes y la ideología política socialista (comunismo) practicada mayormente por ateos, son dos cosas absolutamente diferentes. Ambas corrientes tienen tantas cosas en común, entre las cuales el “odio” hacia los que piensan diferentes a ellos es un común denominador en ambas.

Otra característica compartida, es el uso de la “violencia” para dirimir las diferencias con los que piensan diferente a ellos. Eso explica la renuencia al dialogo con sus contrapartes, por la falta de argumentos razonables para convencer a los que disienten de ellos.

La falta de “tolerancia” para aceptar pacíficamente y en paz, que existen otras tendencias religiosas o políticas con mucha solidez y argumentos que merecen atención y respeto, es otra de las coincidencias entre islamistas y socialistas, indicativas del mono negro que llevan por dentro, del cual se les hace muy difícil desprenderse para entender otras posiciones políticas.

Es cierto y obvio que no todos los islamistas ni todos los socialistas, actúan de igual manera. Ya que la sensatez y la sindéresis actúa en muchos de ellos, evitando que el mono negro salga de su interior. No obstante, el hecho de tener una filosofía de vida que les enseña constantemente que el fin justifica los medios, que ellos son los que tienen la razón, ante los otros pensamientos o ideologías; no pueden negar ni desprenderse del gran mono negro que llevan por dentro.

Dialogar sobre religión con un musulmán islamista pareciera ser una pérdida de tiempo, puesto jamás te admitirán que las otras religiones tienen argumentos sólidos y valederos para tener el derecho a coexistir.

Igual pasa con el socialista, con su lado político conocido como comunismo. A pesar de los fracasos de esta ideología a través del tiempo, y haberse demostrado fehacientemente su inviabilidad científica y práctica para poder sostenerse, tanto en lo político como en lo económico, siguen insistiendo que es el mejor sistema de vida de la humanidad.

Mis excusas a islamistas y socialistas que se sientan ofendidos por el razonamiento que inspiró este escrito. El corolario que se me ocurre como conclusión, es el de que quizás todo ser humano lleva un mono negro por dentro. En mi opinión, la diferencia entre un demócrata y un radicalista, está en que en el primero, ese mono negro está controlado y muy cosas veces lo deja salir de su interior. Quienes utilizan al radicalismo como conducta natural para dirimir diferencias, dejan salir al mono negro de su interior con mucha mayor frecuencia, que el resto de la humanidad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba