Opinión Nacional

El morado caldo de las elecciones

Ya muestra José Vicente Rangel su estrategia electoral: seducir y anestesiar a una parte de la oposición con el señuelo de “condiciones mínimas” y blindar al actual CNE, maquillado con algunos retoques para que siga siendo la misma trampa caza bobos de siempre.

La política de las condiciones mínimas ha sido suficientemente aclarada y defendida por el largamente anunciado y recién estrenado candidato presidencial Teodoro Pekoff desde antes de la decisión mayoritaria de no participar en las elecciones del 4D, que él se apresuró a calificar de desastre: basta con darle sustento escrito a los acuerdos alcanzados por la oposición antes del terremoto de diciembre para que la sociedad civil asista masivamente al acto electoral. La comparten los miembros de ese extraño y heterogéneo club bautizado con un sugestivo y prometedor Juntos Podemos. Como si la suma de tanta impotencia pudiera trastrocarse por un acto de birlibirloque en suprema potencia.

Extraño razonamiento el de Petkoff y los variopintos grupos que apoyan a los restantes candidatos. No se entiende cómo unas condiciones que no fueron aceptadas por el 83% de la población entonces, se transformarían ahora en la varita mágica que llevaría a las urnas precisamente a ese mismo 83%. Esperanza de prestidigitador que cree en sus propios trucos. Provoca recordar al gitano que llevaba a Macondo una bolsa de hielo para enseñar el prodigio de la ciencia moderna: agua congelada.

Pero sea como fuere: tanto el lanzamiento de Petkoff como la convocatoria a primarias – un extraño espectáculo al que quisieran asistir los electores, pero en el que al parecer no quiere participar ninguno de los protagonistas – surgen en uno de los momentos más críticos del régimen, asediado por iniquidades, escándalos, corruptelas, asesinatos, desintegración y un sin fin de calamidades que no parecen amainar. Sin contar el agravamiento de las relaciones con los Estados Unidos y los problemas suscitados por ese extraño contubernio atómico con Irán que acaba de santificar Nicolás Maduro.

La oposición tendrá que optar con rigor y lucidez si continúa contribuyendo a montar el circo electoral, o si, aferrado al hueso del desastre chavista, lleva a su caudillo al abismo que la historia le tiene reservado. A las acciones de calle y a la movilización ciudadana, únicas que causan desasosiego en la pútridas alturas del fascismo que nos desgobierna, debiera sumarse la exigencia por un REP depurado, elecciones manuales y contabilidad plena y total de las papeletas de escrutinio.

Si vamos a ir a elecciones, la ciudadanía exige hacerlo sólo bajo las mismas condiciones con que se han celebrado exitosamente en Uruguay, en Chile, en Bolivia, en Costa Rica, en el Perú y en mayo próximo en Colombia. Nada de “condiciones mínimas”, subterfugio del gobierno o de quienes consciente o inconscientemente le hacen el juego. En este sentido, quisiéramos ver a SÚMATE ocupando toda su fortaleza y credibilidad en la lucha por la decencia electoral y no desgastándose inútilmente en un evento que comienza por dividir a los ya divididos opositores, entusiasma a medias a quienes anhelan participar en condiciones de igualdad y transparencia y desvía la atención del asunto crucial que debe ocuparnos – las condiciones antes mencionadas – contribuyendo, seguramente a su pesar, a poner aún más morado el ya oscuro caldo electoral.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba