Opinión Nacional

El nuevo gobierno

Aun y con todo el impacto que en el entramado social había tenido el 4 de febrero, les confieso que cuando vi aquel joven militar con su liquilique verde,  parapetado en el para choque de unos de los buses del transporte universitario  de nuestra alma mater;  discurseando acerca de su epopeya revolucionaria y sus llamados a la abstención electoral,  jamás imaginé que fuese a dirigir los destinos del país por cuatro periodos constitucionales, según el viejo calendario de los gobiernos que ejercieron sus mandatos, en los tiempos de la democracia representativa, conocida actualmente con el remoquete acuñado despectivamente por él, como la cuarta república.

El asunto es que el pasado viernes 11 de enero de 2013, ni él en aquel momento,  ni la mayoría de los venezolanos,  tampoco habían podido prever que  iniciaría su tercera gestión en medio de un gran debate nacional;  precisamente por su separación física del cargo, que a todas estas,  ni sus seguidores ni sus  oponentes,  al margen de las interpretaciones y sentencias del más alto tribunal de la república, sabemos cuando de verdad volverá a encadenar al país, para anunciar definitivamente que a partir de ahora creará la Misión  Ética, Eficiencia y Eficacia, que tanto le hará falta a su nueva administración;  sobre todo cuando hoy en su ausencia, mantiene los motores apagados y andando, gracias a la sobre marcha metida en los últimos meses del anterior gobierno, que pretendió hacer lo que no había hecho en los últimos dos lustros de su gestión.

Haber convencido a  mas de ocho millones de venezolanos, con la promesa de impulsar lo que él mismo definió en sus cinco ejes estratégicos como el gran salto hacia en el socialismo;  y dejar  por encargaduría forzosa  a su Vicepresidente y a  un Consejo de Ministro, que a todas luces entre sus primeras decisiones, estamos seguros sería su eminente renovación, no deja  de angustiar  incluso a los mismos chavistas, sobre el destino de lo que será su futuro gobierno que terminará el 10 de enero del 2019.  Y esto es así, bien porque todos prefiramos al original que a la copia o porque en definitiva por muy novedosa que sea  la gestión, sin el sello cotidiano de su mentor principal, en el mejor de los casos,  como todo el  que da un salto, por tener un pie en la tierra y el otro en el aire, tendrá su accionar en medio de un gran desequilibrio.

Sin pretender incurrir en desacato de la decisión tomada por los honorables magistrados de la Sala Constitucional, quienes en medio de tantos artilugios y galimatías jurídicas, obviaron calificar la ausencia del ausente, quiero recordarles que el propio articulo 239 de la susodicha bicha, califica en su ordinal octavo lo que ellos negaron,  al señalar expresamente que el Vicepresidente suplirá las faltas temporales del Presidente o Presidenta de la República. 

Ahora bien, eso es clavo pasado, pero lo que si no debemos pasar por alto es hasta donde se  podrán prender los 14 motores de desarrollo y  emprender el Plan Patria prometido, con la ausencia del que fue legitimado por la soberanía popular de 8.133.952 venezolanos;  porque hasta ahora el que ha sido madurado con carburo en la Habana, de  hecho esta asumiendo la conducción del nuevo gobierno, si haber sacado  ni  un votico.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba