Opinión Nacional

El nuevo papel de los militares venezolanos

(AIPE)- Las fuerzas armadas se destacan siempre en la sociedad moderna por su organización, obediencia y disciplina. Se forma especialmente a los hombres de uniforme para que obedezcan sin vacilación de ninguna naturaleza.

El gran poder de las fuerzas armadas consiste precisamente en la unidad de todos sus cuadros. Por esta razón los ejércitos eficientes se mueven siempre como un solo hombre.

En Venezuela, el presidente Hugo Chávez Frías ha iniciado un peligroso proceso que ya se está extendiendo por algunos países latinoamericanos: cambiar la clásica estructura militar para transformar a la llamada Fuerza Armada en una organización política, cuyo objetivo, según el propio presidente Chávez, es “participar en el desarrollo social y en la educación integral del país”.

Los ejércitos nacieron cuando los hombres armados se organizaron para ir a la guerra. La base de la organización fue la disciplina y la columna vertebral de aquella disciplina, la obediencia.

En el ejército de Chávez, la clásica obediencia profesional prusiana, de las grandes organizaciones militares del mundo, dejó de existir. El militar opera dentro de “los postulados de la revolución bolivariana al servicio del pueblo”.

¿Y que es el pueblo? Son los hombres y mujeres desposeídos, los que nada tienen y cuyo único defensor armado es el hombre de uniforme. El presidente Chávez cita con frecuencia a un caudillo venezolano llamado Ezequiel Zamora, quien al tomar una población “lo primero que hacía era quemar los títulos de propiedad de la tierra, pues la tierra es de todos”.

Para el presidente Chávez, la inseguridad que vive hoy el venezolano común no se puede castigar, por cuanto “es fruto de un profundo desajuste social. Roban porque tienen hambre”.

En las llamadas clase “de ética”, que el propio presidente de la Republica dicta a los cadetes en la Escuela Militar, el Jefe de Estado, convertido en profesor, enseña que una cosa es “la llamada democracia, en donde se roba y estafa y el político corrupto cree que nosotros los militares nos vamos a dejar matar por defender sus intereses y otra la devoción que debemos a nuestra propia clase, el pueblo que vive en la miseria”.

El presidente Chávez, explica a los futuros oficiales del ejército que “la Constitución bolivariana ha concedido el voto a los militares, para defender a la revolución no sólo con las armas, sino con el voto”.

El presidente venezolano ha convertido a las fuerzas armadas en un estado dentro del estado, no sometidos a poder alguno, salvo a la propia voluntad del Jefe de Estado. Chávez así ha terminado con todos los principios de la antigua estructura militar venezolana.

El presidente Chávez parece estar haciendo lo mismo que anunció Adolfo Hitler, en Munich, el 15 de marzo de 1929: “El futuro no está en los partidos destructivos, sino más bien en los partidos que llevan ellos mismos la fuerza del pueblo, que están preparados y que desean unirse al Ejército para ayudar algún día a éste a defender los intereses del pueblo”.

Sin embargo, el presidente de Venezuela, actualmente tiene miedo. Hugo Chávez, igual que Hitler llegó al poder por medios constitucionales, para construir un nuevo Estado, pero no pensó nunca que otro candidato militar y del mismo seno del llamado “movimiento revolucionario bolivariano” le iba a disputar la presidencia de la República.

Chávez no contaba con la candidatura de Francisco Arias. Si lo hubiera sospechado, no hubiera concedido el voto a los militares. ©

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba