Opinión Nacional

El otro comandante venezolano

(AIPE)- Participó en el aciago alzamiento militar de 1992 y fue parte también del proyecto político que los venezolanos estamos padeciendo, pero Francisco Arias Cárdenas es hoy el polo opuesto de Hugo Chávez. Ni en su actitud, ni en el diagnóstico que hace de la situación, ni en lo que propone, existe ahora el menor parecido entre estos dos candidatos que se jugarán la presidencia de Venezuela en las próximas elecciones del 28 de mayo.

Arias ya había demostrado un mayor respeto por las instituciones democráticas cuando compitió hace unos años por la gobernación del Zulia, un importante estado del occidente del país, ganándola con el apoyo de varias fuerzas políticas y consiguiendo su reelección en 1998. Formó parte del Polo Patriótico, la coalición chavista, aunque luego se fue distanciando de las posiciones más extremas de Chávez y, a comienzos de este año, cuando surgieron casos de corrupción en las filas del gobierno, consumó su rompimiento total. Ahora, al comienzo de esta breve campaña electoral, ostenta un segundo puesto en las encuestas que puede cambiar si continúan las divisiones en el seno de sus adversarios y el presidente mantiene su discurso agresivo y destemplado contra la Iglesia, los medios de comunicación y todas las fuerzas políticas de oposición.

Arias Cárdenas no posee el extraño carisma del comandante Chávez, pero su actitud serena y reposada le está ganando ya un amplio sector del electorado que rechaza el revanchismo del presidente y su pasmosa ineficacia. Es sencillo y directo, convence por su emotiva sinceridad y asume sin dificultad sus pasados errores: no le cuesta reconocer que ha sido cómplice de un proceso político que puede estar llevando a Venezuela muy lejos de su tradición democrática y de su modo de vida en libertad, acercándola al totalitarismo que reina en la Cuba de Fidel Castro. Su mensaje se centra en la denuncia de un poder personal que ya controla todas las instancias del estado -desde el Tribunal Supremo de Justicia a la Fiscalía General de la República- que está destruyendo la economía nacional y que se impone con la falta de escrúpulos de todo absolutismo. Ante esta agobiante situación, Arias propone una cruzada para recuperar nuestro modo de vida en libertad y, en vez de ofrecer un programa económico detallado y completo, nos recuerda que nada puede hacerse para mejorar nuestra situación si no defendemos ante todo la propiedad privada, fundamento de cualquier posible mejoramiento de la economía.

Pero los próximos comicios no se presentan fáciles para este rebelde comandante. No sólo debe enfrentar las ilusiones de un electorado al que todavía le cuesta convencerse de la incapacidad para gobernar que manifiesta Chávez sino que, además, tiene que combatir con un candidato que utiliza los recursos financieros públicos en su campaña, que intimida y amenaza, que ha nombrado a sus más fieles seguidores en el Consejo Nacional Electoral y que no vacila en hacer las promesas demagógicas más desproporcionadas. En tales condiciones, y aun cuando el chavismo muestra ya a las claras su creciente debilidad, el combate de la oposición resulta una batalla desigual, en la que todos los elementos están en contra y resulta casi imposible ganar.

Mucho es lo que se juega Venezuela en estas elecciones generales, como dice el propio Arias Cárdenas, y mucho lo que puede perder. Un triunfo de Chávez podría consolidar su autoritarismo por varios años o, ante el posible fraude, desembocar en una situación de inestabilidad impredecible que le haría de hecho imposible gobernar. Por eso es importante que la comunidad internacional preste la debida atención a un proceso político que -al lado de la Colombia en que se afirman las guerrillas marxistas- puede generar una situación capaz de afectar muy negativamente a toda la región.

Corresponsal de la agencia de prensa AIPE.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba