Opinión Nacional

El país es su escenario

Si los hombres hablaran sólo cuando tienen algo que decir, dentro de una generación se habría perdido el uso de la palabra.

Noel Clarasó

Luego del ataque a piedras, botellas y tiros que sufrió la marcha del candidato opositor Manuel Rosales en Catia, el titular de MInJusticia negó que lo ocurrido haya sido una emboscada; «fue un enfrentamiento entre dos grupos», aseguró (El Universal, 7/9/06). En un estilo policial naturalista probablemente inspirado en National Geographic, sus agentes parecen haberse dedicado a tomar fotos de supuestos guardaespaldas armados de Rosales. El Ministro dijo que no iba a negar la posibilidad de que se hubieran producido agresiones desde el lado de arriba, “aunque no hay fotos que lo demuestren». Si Santo Tomás Chacón no acepta como prueba los videos de la televisión y su policía no tiene fotos de los de abajo agrediendo a los de arriba ni de los de arriba agrediendo a los de abajo ¿de dónde saca entonces que fue un enfrentamiento? Por otra parte ¿de dónde salieron los dos policías y tres civiles heridos que reportó?
Aparentemente inspirado en Diosdado Cabello, quien dijo que el atentado contra Marta Colomina había sido organizado por ella misma para subir la sintonía de su programa, Chacón afirmó que la gente de Rosales se habría auto-agredido para tratar de convertir una desolada marcha en titular de primera plana. Y añadió «Si eres notita, buscas ser noticia». De ser cierta su hipótesis ¿no sería eso un delito? ¿No está el Ministro en la obligación de investigarlo? ¿Cómo se explica que lo deje pasar?
El caso es que algunas de las personas misteriosamente heridas fueron al Hospital de Los Magallanes buscando ser asistidas. Allí los bloquearon partidarios del oficialismo y, con el respaldo y la justificación del director del hospital, se les negó la atención médica. En medio de una encendida diatriba (estilo Barreto, pero sin las groserías) el director gritaba que Rosales merecía que lo hubieran atacado porque era “un golpista”.

En un claro respaldo, hasta el momento el Seniat no lo ha ido a investigar, ni el Ministerio Público le ha llenado el hospital de fiscales, ni la hermana de Jorge Rodríguez ha apoyado que lo abofeteen como ella le hizo a la médica de la Clínica El Ávila, ni Vielma Mora ha repetido que”El derecho a la vida y a una digna atención médica es sagrado” (El Universal, 21/8/06), aunque los heridos no se llamen Jorge Rodríguez. Tampoco el implacable Fiscal General ha citado al director del hospital por apología del delito, aunque lo está haciendo con quienes simplemente manifestaron estar de acuerdo con la fuga de Carlos Ortega (al parecer se escapó, aunque no hay fotos). Este caso es mucho más urgente porque el razonamiento del revolucionario galeno justifica agredir, por ejemplo, al Presidente, el cual (como todos sabemos) ha intervenido en dos intentos de golpe. O a gente como Rodolfo Sanz, el nuevo viceministro para América Latina y el Caribe, quien destaca en su curriculum su “participación activa en las conspiraciones del 4F y el 27N”.

Debe ser que el Fiscal se encuentra muy ocupado contrarrestando la campaña que, según él, tiene Globovisión para presionar al Ministerio Público en relación con el caso Anderson. No es la primera cosa que no le creo al Fiscal pero si fuera verdad apoyaría la campaña y me sumaría a ella. Casi dos años después de anunciar la resolución del caso en pocas horas, y luego de dar tumbos y meter la pata de la manera más pública y notoria posible, al Fiscal le indigna que lo presionen por él. Si el gobierno y la Asamblea Nacional tuvieran algún resto de vergüenza hace rato que lo hubieran presionado no para que lo resolviera (es obvio que no puede) sino para que le entregara el cargo a otro, que seguramente sería igual de inepto pero, con algo de suerte, menos exhibicionista
(queda descartado el Defensor del Pueblo, quien lo supera en ambas características). El Fiscal rechazó la recusación de los defensores alegando que él no es quien lleva el caso. Esa declaración explica por qué siempre ha estado tan perdido en la investigación pero no sus continuas intervenciones en ella. Ni que haya salido de fiador del mentiroso “testigo estrella”, atendiendo al “80% de sinceridad” que vio en sus ojos y desechando las innumerables pruebas de que mentía.

Por su parte, el Presidente y sus columbos acaban de descubrir la teoría conspirativa del 11 de septiembre y él, asumiendo su rol de ciudadano cualquiera que habla pendejadas mientras se toma unas cervezas y se rasca la barriga, declara apoyarla para insistir en que su rival es Bush y no Rosales. Es posible que eso le consiga unos votos en Boston, entre los receptores de combustible venezolano subsidiado, pero no aquí entre quienes sufrimos la incompetencia de su administración. Si le interesan tanto los misterios no resueltos que se dedique a los asesinatos del 11 de abril.

Dado que las promesas que incumplirá no consiguen desplazar de los titulares a las protestas por las que ya incumplió (salvo en Vea), el presidente Chávez recurre nuevamente a las declaraciones escandalosas, que siempre le funcionan. Como dice Chacón: “Si eres notita…”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba