Opinión Nacional

El país que queremos

No es un problema de complacencia, inmodestia, o juicios destructivitos. Los venezolanos tenemos muchos aciertos y ventajas en relación a otras nacionalidades. Sin embargo, igualmente no podemos desconocer o negar que tenemos o albergamos fallas y distorsiones, algunas vienen de atrás, otras han sido cultivadas, reafirmadas y otras son novedosas. Una parte apreciable de la población por errores del pasado y del presente vive en la informalidad, en la buhonería, vulgarmente matando tigres y como se dice en criollo resolviendo, y está bien porque trabajo es trabajo, y es preferible trabajar que robar, pero esos empleos no son productivos, formales, estables. Otro sector de la población ni siquiera trabaja ya sea por pertenecer al sector de desempleados, carecer de una profesión, no manejar un determinado oficio y finalmente hay un sector compuesto por un seres vivientes que piden, martillan, tienen alguna beca o ayuda ya sea del Estado o familiar pero igualmente no pertenecen a la población activa y útil.

El país tiene unas almas, o un particular tipo de venezolano que pudiésemos calificarlo de bonachón, irresponsable, bebedor, apostador, un compatriota que no viene de un hogar y familia bien constituida, y por ende van dejando hijos por doquier, un tipo particular de persona que se resiste al sacrificio, a formarse, a estudiar, a cultivar un oficio, a trabajar denodadamente, a construir hogar, familia, comunidad y país, ese venezolano que puede ser cualquiera de nosotros es el que llega tarde a todo, es irresponsable por naturaleza, festeja si lo despiden, si se divorcia, si cumpleaños años el compadre, su mayor ilusión es ganarse un Kino o Triple Gordo, no ve la educación y la salud como una inversión sino como un gasto, le causa indignación ver una obra de teatro, leer a Neruda o Gallegos, le produce animadversión escuchar a Vivaldi, Mozart, o la Orquesta Sinfónica de Caracas.

Justamente es ese venezolano al que tenemos que cautivar, enamorar y cambiar, ese venezolano que junto a los otros y otros y otros, junto al sector privado, al turismo, a las universidades, la cultura, las artes, el deporte, los partidos políticos, los sindicatos, la iglesia, los gremios, la dirigencia, la familia y los ciudadanos y para usted de contar, permitan todos sin excepción alcanzar un país diferente al país sin brújula y lleno de dudas que hoy tenemos, los venezolanos debemos luchar por un país de esfuerzo, del trabajo productivo, una sociedad donde reine la paz, el encuentro, donde la vida tenga valor, un país de justicia, con buena salud, educación, seguridad, un país con esperanzas, expectativas y certezas, este debería ser el país que queremos y que indiscutiblemente será posible cuando los venezolanos busquemos asumamos nuestras fallas y optemos por pensar y sentir al país de una manera más lógica y racional, más real y más justa de corazón.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba