Opinión Nacional

El país y la universidad no se doblegan

En el largo transcurrir de estos años para muchos tediosos y nada halagadores, hemos visto con estupor, asombro y tantos otros sentimientos más, una actitud depredadora y macabra que ha sido una especie de cáncer que pulula en la economía, en la sociedad, en lo público. Una especie de enfermedad infecto contagiosa que en más de una década ha destruido todo lo que a su paso consigue. Los resultados son las cifras que Venezuela tiene, nada positivas ni en sus finanzas, ni en sus niveles de producción, industrialización, calidad de los servicios públicos, niveles de seguridad personal, colectiva y jurídica, salud, educación y para usted de contar.

Un grupo de venezolanos que no sólo votó por el Presidente de la República el 6 de diciembre de 1998 y posteriormente en otras elecciones, han comenzado a despertar, manifestar y expresar legítimamente su distancia, su rechazo a una manera brutal de gobernar que se expresa en mayor pobreza, miseria y destrucción de un país que era rico y hoy es uno de los más empobrecidos de América Latina. La Revolución y Chávez tienen sobre sus espaldas el haber hecho retroceder a niveles paupérrimos la productividad de un país como Venezuela, destruyeron una empresa exitosa y de prestigio mundial como PDVSA, lograron ahuyentar capitales, firmas y empresas que por décadas se establecieron en el país y hoy no están,  mermaron la calidad de vida de los venezolanos y demás, de tal manera que el que no quiera ver que no vea lo que es obvio. Venezuela y los venezolanos unos y otros, los que votaron por Chávez y los que no lo hicimos por igual nos corresponde pagar el desacierto, el error histórico de una elección emotiva preñada de rabia, desencanto, esperanzas, frustración y anhelos.

Hoy podemos decir con la mayor responsabilidad que el país retrocedió en casi todas sus variables socioeconómicas, y demás aspectos. Lo registrado a lo largo del año 2010 desde las cifras de muertes, la perdida de conteiner de medicinas y alimentos, la estatización de empresas hoy quebradas, cerradas, la confiscación de tierras productivas y el paquetazo de leyes inconsultas, inconstitucionales e impopulares junto al ataque despiadado a empresarios, productores, medios de comunicación, gremios, sindicatos, universidades y demás dejan claro que en Venezuela nadie está a salvo.

Particularmente la Universidad asume retos importantes, vive un trance, un cambio de época, debe dar respuesta a las demandas y con ingenio asumir los desafíos siempre para avanzar, desarrollarse,  progresar e impactar positivamente en la sociedad venezolana. Varias décadas de labor universitaria han hecho de Venezuela un país de profesionales y ciudadanos, frente al panorama desolador del país de hambre, de enfermedades y distorsiones, la Universidad y los universitarios estamos llamados a contribuir, a superar las contradicciones y a incidir en el proceso social, político, productivo, científico y tecnológico de una Venezuela que tiene que parirse en función de valores, trabajo, aciertos. El verdadero futuro del país nace del trabajo, del laboratorio, del talento y de nuestras aulas universitarias.

El gobierno actual está lleno de enemigos de la Universidad Autónoma, paradójicamente estudiaron en ella, en ella tuvieron alberge y protección y hoy son verdugos y sepultureros de las mismas, su miopía nos le deja ver las potencialidades, los enormes aciertos, logros, y gozamos de la mayor credibilidad, somos el mejor y mayor activo que el país tiene, ello no quiere decir que no tengamos que impulsar cambios y reformas en aras de continuar siendo un instrumento de desarrollo, avance, mejora material e inmaterial, que jamás ni nunca podría darse a partir de los extravíos y despropósitos contenidos en la Ley de Educación Universitaria aprobada por la extinta Asamblea Nacional el 23 de diciembre de 2010, y vetada en un acto de acierto y lucidez por parte del Presidente Chávez.  El país y la Universidad Autónoma no se doblegan.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes                  

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba