Opinión Nacional

El partido único: un nuevo eslabón neofascista

El tte coronel ha decretado la creación del Partido Socialista Unitario Venezolano (PSUV) y la disolución organizativa de todos los factores políticos que lo apoyan. Igualmente, en forma desafiante sentenció que todos aquellos del chiripero chavista que no aceptasen dicha propuesta serían excluidos del proyecto. Tal anuncio no ha tomado a nadie por sorpresa, es una demostración más de la visión cuartelaría del tte coronel y su liderazgo vertical. Los partidos únicos a través de la historia moderna sólo han servido para consolidar en el poder proyectos mesiánicos de corte fascista, como el Partido Fascista Italiano, con el Duce a la cabeza, el partido Socialista Obrero Alemán (nacional-socialismo), dirigido por Adolfo Hitler.

Es importante resaltar que la idea de un partido único está asociada a una visión política totalitaria y hegemónica la cual no permite la disidencia dentro de sus filas. Estos proyectos están ligados a la existencia de un líder único que se confunde con el proyecto político y el Estado mismo, estableciéndose un solo cuerpo, es decir Líder-Partido-Estado pasan a ser una sola cosa. El partido así creado se abroga la representatividad del colectivo y sus acciones fluyen de arriba hacia abajo, desde la cúpula hacia las bases, anulando la participación de la militancia. Toda la riqueza del debate ideológico queda reducida a las decisiones que tome el líder desde el cenáculo del poder, las cuales ya «masticadas y digeridas» son dadas a conocer a la militancia para su obligatoria ejecución.

El PSUV, es un partido que no ha surgido producto de una discusión ideológica en el seno del oficialismo, sino de la necesidad del tte coronel de disponer de un instrumento para ejercer hegemónicamente y autoritariamente (líder único) el poder político en las filas de la variopinta ensalada ideológica que lo respalda. Además, es interesante ver que se decreta la creación de este partido sin que se conozca cual es la ideología del mismo, mas allá de un supuesto socialismo del siglo XXI, que no es más que una coartada neofascista dirigida a fortalecer el poder personal de Chávez, consolidar su militarismo y perpetuarse indefinidamente en el poder. El único vocero de dicha propuesta ha sido el propio tte coronel, largas peroratas enriquecidas con frecuentes vocablos escatológicos, repetitivas invocaciones a Cristo, y falaces afirmaciones de un Bolívar socialista. Hasta el presente ningún obrero, asalariado o campesino, vanguardias históricas de todo proceso socialista han participado en la elaboración de esta propuesta.

El centauro de Sabaneta insiste en definir su socialismo del siglo XXI como anti-imperialista, con lo cual no engaña a nadie. El mismo constituye una muletilla político-agitacional para cautivar a los sectores contestatarios dentro y fuera del país. Podrá gritar en sus monólogos dominicales o en sus frecuentes visitas al extranjero que Mr. danger Bush es borracho, cobarde, asesino, donkey, diablo, etc., pero mientras siga haciendo lo que hasta ahora ha hecho, entregar nuestros recursos a las grandes corporaciones petroleras extranjeras, a las industrias metalmecánica norteamericanas y japonesas, seguirá recibiendo el apoyo del gran capital y el de sus aliados locales (la boliburguesía). Muestra de ello son la recién creadas «empresas mixtas petroleras» las cuales no son más que la legalización de los robos, estafas y fraude que a lo largo de los últimos 13 años han realizado estas empresas en el país. Al margen de la propaganda oficial que las considerado como avances del proyecto socialista, la creación de estas empresas ha favorecido a las compañías transnacionales al transformarlas de prestadoras de servicio a PDVSA en dueñas del 49% de las acciones de las recién creadas sociedades.

Lo más factible es que el tte coronel sea exitoso en esta nueva propuesta y que todos los partidos del oficialismo, sin excepción, se disuelvan y se unan al PSUV. Los encantos del poder (corrupción y dinero fácil) suelen privar mucho más que los principios ideológicos, si es que alguna vez tuvieron esas organizaciones. El PSUV será el camino al despotismo, la tiranía, el culto a la personalidad y la imposición de la bota militar. Su ribete de socialista no tendrá nada que ver con las nociones de Marx y Engels, pero si con el nacional-socialismo de Benito y Adolfo. Su militancia de focas y cotorras aplaudirán y repetirán hasta la saciedad el discurso de mesera de burdel barato de su comandante en jefe.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba