Opinión Nacional

El poder está en la red guerrilla

¿ Que tienen en común las protestas de Seattle en 1999, la insurgencia del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, la Alqaeda de Osama Bin Laden, la web Aporrea o los Centros de medios independientes? Pues que todas son redes sociales (o terroristas en el caso de Alqaeda) que hacen uso de redes tecnológicas para organizarse, para hacerse oír tratando de comunicar a la opinión pública sus puntos de vista. Y es que la red es la forma de organización preponderante en los tiempos en que vivimos y la “red guerrilla” su forma de lucha.

¿Qué es la red guerrilla?

La red guerrilla no debe confundirse con la ciberguerra. Esta última es una guerra sobre todo tecnológica que implica ataque a computadoras conectadas a una red electrónica. La red guerrilla en cambio pretende influir sobre las formas de pensar de la gente, cambiar sus maneras de percibir la realidad generando acciones que motiven el cambio social ( o la destrucción según sea el caso). La red guerrilla es la que organizó Seattle en 1999 y la que provocó con esa organización su impacto mediático que puso en evidencia el descontento de muchos sectores en el mundo con la globalización economicista. Pero es también la que después de Seattle siguió organizando eventos, promoviendo información disidente en boletines, videos, y sitios de internet fomentando una cultura distinta.

El apoyo al EZLN tomó forma de red guerrilla cuando numerosas organizaciones no gubernamentales asumieron sus postulados y los promovieron por el mundo convirtiéndose de esta manera en un enjambre protector que impidió que el gobierno de Ernesto Zedillo los convirtiera en terroristas y tuviera que sentarse a negociar. Y hablando de terroristas, también hace uso de la red guerrilla Alqaeda que tuvo un centro de formación en Afghanistan pero que una vez liberada esta información hace uso de una red social y de internet para llevar a cabo sus actos.

El poder de la red

Las redes permiten un tipo de organización dispersa, de pequeños grupos o de individuos que se comunican (de uno a muchos o de muchos a muchos), coordinan y conducen sus campañas sin un preciso control central. Esto se debe a que la revolución de las comunicaciones favorece la organización en forma de redes sobre la forma jerárquica dándole de esta manera poder a actores no estatales. Un poder del que antes no gozaban porque no podían, como ahora, tener un contacto continuo y permanente. Pero como dijimos antes la tecnología cambió eso. No sólo el teléfono, el fax o internet sino también la posibilidad de reproducir la información a través de fotocopias, programas grabados, o videos hechos con pequeñas cámaras de manera mucho más económica. Toda herramienta que sea útil para trasmitir información o un particular punto de vista es usado para la red guerrilla.

Pero para llegar a este punto hizo falta que los medios de comunicación se transformaran, que apareciera internet y toda la cultura que cimentó está tecnología desde la tecnomeritocracia académica y hacker, las comunidades virtuales herederas de la contracultura de los años 60, y los emprendedores que convirtieron a partir de los años 90 a la red en un negocio y con ello la lograron masificar llevando de esta manera los valores de la red a otros ámbitos.

Las publicaciones abiertas
Uno de los espacios de combate de la red guerrilla es internet porque es el medio propio de la era post industrial que es multimedia, hipertextual, permite la interactividad y que al haber sido creado de manera abierta y cooperativa permite la modificación constante por parte de sus usuarios en beneficio de todos. Internet ha permitido el surgimiento de boletines electrónicos con los más variados puntos de vista, de foros sobre cualquier tema, de sitios de internet que ponen en evidencia todo tipo de pensamiento y más recientemente los weblogs (o bitácoras) y las publicaciones abiertas que han dado paso también al periodismo ciudadano.

¿Pero que es todo esto de las weblogs, las publicaciones abiertas y el periodismo ciudadano? Es la consecuencia casi natural de un medio como internet . Una publicación abierta es un tipo de medio en el que para su construcción el aporte del usuario es requerido. El lector-usuario tiene la posibilidad de aportar información, de escribirla, tiene espacios en los que puede cuestionar las noticias del medio y las opiniones de otros.

Existen al menos tres tipos de publicaciones abiertas 1) las que permiten que el lector publique y elabore sin restricciones el contenido de manera automática, 2) las moderadas en las que se revisa la calidad del contenido antes de ser publicado y 3) las mixtas que comparten ambas características.

Las publicaciones abiertas permiten la posibilidad de que cualquier texto publicado pueda ser evaluado, contrastado, comentado por los lectores de una manera inmediata, cambia de manera drástica la relación con esa publicación o medio. Y eso vale para un texto periodístico pero también para los comentarios sobre otros autores en un sitio de literatura o de activismo político. Y cambia también la relación con lo leído que queda desacralizado. La objetividad, la verdad, la veracidad de un texto (informativo, analítico, de opinión) se desdibujan ante la posibilidad de numerosas opciones, interpretaciones, desmentidos. Esto no lo permiten los medios tradicionales.

Provocar el cambio de percepción

Ejemplos de publicaciones abiertas son sitios como (%=Link(«http://www.indymedia.org»,»www.indymedia.org»)%) (que permite la autopublicación), www.aporrea.org (que se nutre de la información enviada por otros usuarios), o 64.207.147.4 (con su formato de plaza pública da cabida a todo tipo de opiniones). Este tipo de medios son los espacios naturales de la red guerrilla, espacios que logran darle voz a los que no suelen tenerla, que ponen a un click de distancia opiniones que no llegarían de otra manera a mucha gente. Y que pueden tener un impacto global como lo demostraron las manifestaciones de Seattle, Praga, Génova, Barcelona por que estas acciones no harán quizás una revolución pero generan cambios de percepción. O es que alguien olvida, por ejemplo, como hasta mediados de los años 90 las acciones del Fondo Monetario Internacional parecían incuestionables y como la presión social, las campañas de numerosas ong altermundistas lograron poner en el tapete mediático otras visiones. Ese fue sin duda el primer triunfo de la red guerrilla. La nueva arma de la sociedad que insurge contra el poder para modificar su estructura o en el caso del terrorismo para acabar con ella.

Tres tipos de red

Las redes pueden tener hasta tres formas de organización en todos los casos, no jerárquicos, ni leninistas. Las redes se organizan a través de un conjunto de nodos y pueden ser en cadena, en forma de estrella o de interconexión total. Las cadenas refieren a un tipo de organización lineal, en la que la información fluye a través de la red sin interrupción de principio a fin. Las redes en forma de estrella tienen a un conjunto de actores ligados a un centro no jerárquico que se comunica y coordina con los otros. Finalmente, tenemos la red de interconexión total en la que todos los actores se comunican con todos de manera colaborativa .

Cada uno de estos tipos de red es usado de manera especial por un tipo de organización o propósito así pues la red en cadena es útil para distribuir información o desinformación, la estrella es usada de manera especial por grupos del tipo terrorista o criminal y la de interconexión total es usada sobre todo por activistas y organizaciones que usan mucho la internet y son descentralizadas. Por supuesto, también pueden existir híbridos de los tres tipos, organizaciones que están estructuradas de manera jerárquica pero que en su relación con otras usan la interconexión total, por ejemplo. O justo al revés: organizadas de manera descentralizada pero que en su relación con instituciones prefieren algún tipo de jerarquía.

De las tres formas de organización, la de interconexión total es la más compleja en parte porque requiere de una mayor densidad en las comunicaciones, es un sistema de organización plana dónde cada nodo tiene autonomía en sus decisiones y acciones y puede tener un diseño totalmente acéfalo o con muchos lideres a la vez. Para que pueda funcionar este tipo de red debe existir un conjunto de principios, intereses y metas comunes que en ocasiones pueden estar por encima de doctrinas e ideologías.

BIBLIOGRAFÍA MINÍMA

Arquila, John y Ronfeldt David (compiladores) (2001) Networks and Netwars:
The Future of Terror, Crime, and Militancy

http://www.rand.org/publications/MR/MR1382

Castells, Manuel (1999) La era de la información II. El Poder de la Identidad
Siglo XXI editores, México

Klein, Naomi (2000) No Logo Paidós, Barcelona

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar