Opinión Nacional

El Presidente se nos fué

 En un régimen autocrático, donde todos cuelgan del líder pues no existen instituciones, cuando ese líder desaparece todo el sistema se derrumba. Esto es lo que ahora sucede en Venezuela y lo que justifica la necesidad de la sobre vivencia, biológica pero sobre todo política, del líder. Es esto lo que explica la desesperación en que viven todos aquellos cuya permanencia en el poder depende de que el líder esté con vida.

Siendo así vamos ahora a demostrar por qué el Presidente es ya un ex –más porque así lo decidió Dios. Varios hechos justifican esta apreciación. En primer lugar el Teniente fue un líder equivocado pero muy carismático y ese carisma NO SE HEREDA. Esto dejaría colgando a todos aquellos que existen gracia a él. Maduro, Diosdado, Morales y demás. Para ellos el Presidente no puede morirse porque todos desaparecían del mapa. Esta necesidad imperiosa de sobre vivencia es lo que explica que lo mantengan fuera y vivo. Aislado. Desconectado. Pero otra es la realidad.

PRIMERO. Todos sabemos que para el Presidente aparecer continuamente en la TV era parte de su vida. Feliz podía estar en la pantalla cinco o más horas. Eso era parte de su vida y la gente lo escuchaba. ¿Por qué lo desconectaron de la pantalla que tanto disfrutaba y que era su señal de poder y de vida? ¿Por qué ahora no saluda a su pueblo por lo menos cinco minuticos cada semana? ¿Desde cuando no aparece? Se fue a una vida superior.

SEGUNDO: Otra prueba mas que lo elocuente es que a un pueblo que lo quiere la Directora del Supremo Ministerio de Justicia, haya negado el derecho que tiene ese pueblo a que una Junta médica confiable lo examine y emita un parte médico al cual este pueblo tiene todo el derecho porque se trata de su Presidente. La negación de este parte médico es otra prueba más de que el Presidente ya se fué. Si es para bien o para mal con el tiempo lo sabremos. Pero la negativa de un parte médico es demasiado elocuente. Se teme lo peor y los propietarios de los diferentes poderes se quedarían colgando en el aire. El Ministerio Judicial negó por eso este parte médico. Para recibir una pensión se requiere una fé de vida pero para ejercer la presidencia no se necesita.

Seguramente el lector responsable puede pensar que decir tamaña mentira, que eso es ocular la verdad, es imposible. Cuando la ética priva sobre el interés político y económico la verdad siempre prevalece. Pero cuando lo que está en juego es la sobrevivencia no de un ciudadano ni de un país sino de todo un sistema de poder personalista la mentira se justifica y este régimen en cuestión de mentiras tiene un crédito sobrado y muy bien ganado.

Deseamos sinceramente equivocarnos y lamentaremos estar en lo cierto. Si sucede lo primero le cantaremos a la vida valor supremo pero que este régimen, por cierto, valora muy poco pues se vive en una total inseguridad que ya está afectando hasta a los mismos militares

Profesor de Instituciones

 

Políticas de la U.C.A. B.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba