Opinión Nacional

El quinto elemento

Uno de los mayores problemas en la situación actual de Venezuela es que nuestra clase política se ha degenerado tanto, y en tan corto tiempo, que ya no es importante la dialéctica, ni el proceso ideológico en los diferentes partidos o agrupaciones políticas, claro que uno se puede preguntar ¿Cuáles partidos o agrupaciones? Si es bien cierto, que lo que le ocurra al MVR, PPT, MAS, COPEI o a AD, no le importa a un basto sector de la población que trata de sobrevivir día a día y que a la vez, estos partidos le han generado la mayor parte de sus problemas, volviéndose un circulo vicioso, donde se ha desdibujado desde la majestad del presidente hasta la capacidad real de los dirigentes.

El problema radica en que pareciera una parranda de mercenarios tercermundista, camuflados de dirigentes. Por un lado tenemos a un MVR desorientado sin objetivos ni criterio, que nació como un proyecto meramente electoral y morirá como tal, lleno de mediocres que se le han pegado a Chávez como sanguijuela, ya que por si solo no podrían ser ni prefectos de cualquier pueblito fronterizo de esta tierra tan violada y desangrada. El PPT por el otro lado, ha demostrado tener una madures política, que ha soportado vejamen y traiciones con mucha serenidad, sobre todo Aristóbulo Isturiz, un político con una de las visiones más clara en el proceso actual que vivimos. Pero no podrá seguir nadando entre dos aguas. ¡El riesgo medido no es riesgo!, esa ambigüedad de que ¡Te amo Chávez pero no mucho! Tiene que definirse, pues el presidente ha demostrado una gran capacidad de manipulación de las situaciones para su beneficio y una incapacidad de reconocer quienes son sus aliados. A tal punto que pasará a la historia por ser el primer presidente que ha tenido todo el control de las instituciones que poseen todo el poder y la mayor popularidad en la historia democrática, ¡pero¡ por no escuchar, no ser más humilde y no aceptar la exclusividad de la verdad, puede ser que pierda las elecciones, por que se ha generado una situación de agonía en la sociedad. Estamos como atrapados y la única respuesta pareciera ser el éxtasis de la anarquía.

Si hablamos de los tres comandantes, aunque despiertan simpatía, se nos abre una gran interrogante ¿En verdad que pasó? Por qué hasta hora la emotividad es mayor que la razón, si Arias es mas ecuánime y posee una visión más respetuosa del esfuerzo del trabajo y está conciente que el mayor latifundista es el Estado, y no una minoría de hombres que por generaciones se han bregado en el campo, no solo con la naturaleza y los bancos, sino con un fenómeno llamado guerrilla y ahora con el invento de esta Quinta República conocida como invasiones. Arias en este corto tiempo antes de las elecciones deberá demostrar que es todo lo contrario de Chávez para poder convencer a un colectivo que ya no cree en promesas. Los partidos tradicionales como AD que está en agonía y un Copei que no es más que un muerto insepulto. Dirigentes como Claudio Fermín que está fuera de contexto histórico y este grupito nuevo de muchachos están más perdidos que el hijo de Lindbergh, pues quieren hacer campaña en los mall´s y paseando en BMW por las periferias de los barrios, cuando ni siquiera saben o conocen la palabra esfuerzo.

Este país esta atrapado por el quinto elemento. El primero es el fuego que despierta las pasiones desmedidas en una nueva religión llamada Chávez; el segundo es el agua que acabó con más de tres estados y pone en peligro las cosecha de este año; el tercero es la tierra, ya que no sabemos si lo que nos costó tanto es nuestro y si es nuestro, por cuanto tiempo, haciendas productivas de más de tres generaciones están siendo invadidas azuzadas por políticos que aspiran a cargos en las regiones oprimidas por una economía colapsada; el cuarto es el viento que se llevó la mayoría de nuestras esperanzas de cambios profundos que representaba Chávez, pero a esos cambios no llegaron y pareciera que el viento se los llevó y lo que soplan son aires de incertidumbre en el seno militar: y el quinto, el amor que existía entre los venezolanos, con nuestras diferencias nos respetábamos, teníamos una capacidad para amarnos a nosotros mismo y a los demás, hoy en día con este lenguaje soez y desproporcionado ya perdimos nuestra capacidad de amar, a tal punto que atentamos contra nosotros mismo al permitir que nos sigan mandando esta clase de personas que han sembrado en nosotros una montaña de prejuicios y diferencias.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba