Opinión Nacional

El recule del comandante

El teniente coronel sigue con su guerra verbal contra todo y todos excepción hecha, claro esta, con la narcoguerrilla, narcotraficantes, narcoterroristas, países forajidos, dictadores y similares del Distrito Federal y estado Miranda. Cada domingo nos acostamos con la sensación de que vamos a ser despertados a media noche, con el toque de corneta, anunciando la invasión a Washington o el bombardeo a Bogotá. Pero nada, despunta el alba (el del día, no el de la unión de países latinos y caribeños) del lunes y todo tranquilo y en paz, bueno esto es simplemente un decir, porque las cifras de muertos y heridos, secuestros, atracos, robos y hurtos del fin de semana que nos suministran los noticieros contrarrevolucionarios lo hacen pensar a uno que estamos en Irak, aun con todo y la rebajita que le dan a las cifras los estadísticos del régimen. Las informaciones económicas nos señalan los miles de barriles diarios (la verdad que no se porque lo mandan en barriles en vez de grandes contenedores que saldría mas barato) que se le mandan al imperio que aun con las diferencias de cifras entre gobierno y oposición siguen siendo bastantes y nos reportan muchos billetes de los de verdad, verdad, es decir de los verdes que aun cuando no son fuertes sirven para comprar de todo. Igual información recibimos de la hermana república, la que antes lindaba con nosotros, en cuanto a intercambio comercial y de cualquier otro tipo. Total que la guerra es sólo durante las cinco o mas horas que dura el programa Alo Presidente, pero en todo caso lo hace a uno sentirse natural de un país potencia, de un país guapo (de peleón no de buenmozo), supongo que igual se sentirían los romanos cuando Julio César, el emperador no mi cuñado, cuando los arengaba para invadir todo lo invadible, claro que los romanos si tenían que echarle patas al asunto al día siguiente. Y así se pasan los días y uno desesperándose porque entre los preparativos de guerra se le acaban los bolívares fuertes y también los débiles en comprar alimentos, cuando los consigue, limpiar el arma, preparar las barricadas y todo lo que implica la asimetría bélica. Y al final volver a empezar y a oír y ver otro Alo.

Pero lo que nos tiene preocupados es que en los últimos días, no sé si por unas declaraciones destempladas o mas bien displicentes de un alto funcionario del Departamento de Estado del imperio o por el anuncio que hizo Rincón (no el trisoleado sino un cubanoparlante) de que Fidel había renunciado, lo cual aceptó, hizo que el discurso del teniente coronel cambiara. En cuanto a esto hay opiniones encontradas. Los revolucionarios dicen que es una sabia estrategia del comandante, tal como hizo en el por ahora, para luego arremeter con mas fuerza y tomarlos desprevenidos otros, los escuálidos de la IV, dicen que es que reculó, tal como lo hizo en el museo militar.

Para mí, no sé para ustedes, ambos están equivocados. El teniente coronel siempre lo ha dicho, él es un hombre que le gustan las matemáticas, las innovaciones, el adelanto tecnológico, la tecnología de punta, de última generación, para muestra un botón: socialismo del siglo XXI, y dentro de esa lógica lo que nos plantea es la guerra virtual. La guerra que no produce bajas, la que se puede librar desde un escritorio con una computadora o un micrófono. Vestido con trajes de miles de dólares, o uniformes rojo rojitos, sorbiendo buen café y masticando hojas de coca o de pasta que a fin de cuentas es lo mismo, hablando de sus andanzas de muchacho en Sabaneta, vendiendo arañitas, luego en la casa de los sueños azules jugando pelota o en el ejercicio de la milicia conspirando. Ahora la guerra endógena si es verdad que la practica y la está ganando. Ha destruido más de la mitad del parque industrial del país y buena parte de PDVSA. Las unidades de producción agrícola y pecuaria están arrasadas. Las vías principales y de penetración, puentes, viaductos así como hospitales, dispensarios y colegios están destartalados. Las instituciones públicas han dejado de funcionar. Ya vamos rumbo a la hambruna de la. Incontables las bajas. Campos de concentración en la mayoría de barrios y urbanizaciones a partir de la postura del sol. La moral del enemigo, es decir el pueblo, en el suelo. En fin que el bombardeo ha sido total y exitoso. Tierra arrasada. Victoria total. Viva la revolución. Viva la guerra. Que el imperio espere. Comandante hasta la victoria siempre, venceremos. By the way, porqué realmente no invade a USA o a Colombia y nos deja en paz a nosotros.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba