Opinión Nacional

El Santo Grial Social Venezolano

Esta mítica leyenda se ha vuelto una cruzada, una búsqueda inalcanzable de nuestro Presidente.

El primer autor en mencionar al “Grial” fue Chretién de Troyes, entre 1181 y 1191, en su obra “El Cuento del Grial”, pero el autor a lo largo de la historia no lo denomina en ningún momento como “Santo”, y es aquí donde nace el comienzo de la leyenda. El responsable de transformar el “Grial” de Chretién, de un plato, a la copa de la última cena, que luego recogió la sangre de las heridas de Cristo, fue Robert de Boron, en su “José de Arimatea”.

Ambos autores no tenían ni la más remota idea de que cientos de años después, en un país que para ese momento era inexistente, nos encontraríamos con un Rey, un castillo, una mesa, unos caballeros y una búsqueda.

En el año 1999, nacería en nuestro país la historia del “Santo Grial Social Venezolano”, que básicamente es la odisea inalcanzable del Socialismo en Venezuela. Hasta ahora la mítica política del oficialismo solo se ha visto reflejada en rótulos, vallas, pancartas y materiales pop, como un sello del Gobierno en sus eslóganes publicitarios.

Podríamos decir que hoy en día el “Socialismo” aparece en el imaginario colectivo del chavismo y se ha transformado en la más buscada de las reliquias, tal cual como el “Santo Grial”; podemos ver cómo la mayoría de las políticas del Gobierno se han visto relegadas por la procrastinación de sus propios jerarcas y funcionarios.

Podríamos ver como se repite la misma leyenda: tenemos a Chávez como nuestro Rey Arturo, un Camelot que sería Miraflores, y a sus Rojos Caballeros de la Mesa Redonda, entre ellos Lancelot/Sir Diosdado, Perceval/Sir Jorge Rodríguez, Gawain/ Sir Tarek y Tristán/Sir Mario Silva. Vale la pena rescatar, una pequeña diferencia, aunque suene redundante, y es que la Mesa Redonda original era redonda ya que los caballeros que se congregaban a su alrededor eran iguales y no había ningún líder, cosa que obviamente no se repite en la nuestra, que debe tener una puntita o deformación, donde está sentado nuestro Rey, el cual la preside.

Queda saber quién es Merlín en esta historia, y quién se ganará a Excalibur, para luego ver la debacle de nuestro “Rey Chávez” y sus “Rojos Caballeros”, que cuando regresan de la frustrada búsqueda, se encuentran con que Camelot/Miraflores no sigue estando bajo su poder.

Tristemente para algunos toda historia tiene final, y ésta no es la excepción. Nuestros “Rojos Caballeros” no encuentran bajo el mando de su Rey el camino que los lleve a ese “Santo Grial Social Venezolano”; quedará esta historia, como otra que usaremos en un futuro (espero cercano), para dormir a los niños.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba