Opinión Nacional

El Sicad II y más allá

Es muy fácil pronosticar el fracaso del Sicad II y de los que vendrán… Sicad 3, 4, 5 y hasta el más allá.

Gran parte del malestar social que hoy existe en Venezuela se debe al empobrecimiento que ha causado una errática y desacertada política monetaria y cambiaria. Desde 1998 hasta la fecha la liquidez monetaria en Venezuela, producto del gasto fiscal, ha crecido 120 veces, mientras la producción nacional lo ha hecho 0,5 veces. Esto, en criollo, quiere decir que cada vez que algún ministro o alto funcionario público pide dinero adicional al presupuesto para su organismo, el gobierno se los otorga sin antes pedir rendición de cuentas. Los altos funcionarios públicos piden real para hacer carreteras que luego no se hacen, ni en el tiempo, ni en el presupuesto acordado. Y para cubrir los recursos monetarios despilfarrados, los ministros vuelven a pedir dinero al Alto Gobierno para la misma carretera, y el gobierno vuelve a solicitar créditos adicionales u obligar al BCV a hacer emisiones de dinero inorgánico para inyectar recursos. Pasa el tiempo, y la carretera sigue sin construirse y vuelve a solicitarse recursos. Este proceso de hacer crecer la liquidez monetaria (120 veces en 15 años) y no la producción (0,5 veces en 15 años) ocurre en todos los organismos del Estado y en todas las áreas como educación, energía, agricultura, infraestructura… veamos los casos del hotel en el aeropuerto de Maiquetía y las Torres de Parque Central.

Acertadamente

Todos los países del ALBA han manejado la política monetaria en forma más acertada que Venezuela en los últimos 10 años. El presidente Maduro debiera ver que hay un patrón de fallas en las políticas cambiarias en los últimos 16 años. Hay una improvisación cambiaria-monetaria desde el gobierno. Recordemos que la actual administración comenzó con un tipo de cambio libre en 1999. De allí, pasó a un control de cambio producto del paro petrolero en el 2003. En lo adelante, se creó Cadivi y un mercado permuta que obligaba a la nación a emitir deuda externa pública para mantener una paridad que no generara inflación. Colapsó por el incremento de la deuda externa excesiva y se fue en el 2010 a un férreo control total de cambio y penalización del intercambio de monedas entre ciudadanos. Se ahogó la economía por el control de cambio tan estricto e inventaron el Sitme. Cuando se descubrió que con Cadivi y Sitme y un estrictísimo control de cambio, la nación perdió US$ 20.000 millones por año, aumentó su deuda externa en US$ 80.000 millones y redujo sus Reservas Internacionales a pocos meses de importación, en medio del mayor auge de los precios petroleros de la historia, el presidente Maduro debiera tener claro que el Sicad 1 y 2 no funcionará, mientras no se controle la eficiencia del gasto fiscal y de la liquidez monetaria.

Cuando los ingresos de una empresa privada o un ciudadano común caen, los ajustes implican reducir gastos, más trabajo, eficiencia y creatividad. Para los funcionarios públicos venezolanos de la IV y de la V, una caída en los ingresos o fallas en la productividad, sólo significan poner a funcionar la maquinita de hacer dinero del Banco Central.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar