Opinión Nacional

El síndrome del Guasón o el resentimiento sin límites

El Guasón se reinventa a sí mismo todos los días, afirma Chuck Dixon, prologuista de de la serie Batman Arkham; ello explica su infinita creatividad al servicio del caos y la destrucción y su incansable saboteo a cualquier propósito de rescate de Ciudad Gótica por parte de su eterno rival Batman, así como del alcalde de Harvey Dent, a quienes sorprende una y otra vez con su destreza para capitanear y estimular los bajos instintos de su corrompida población.

Viene a la mente esta reflexión por los merecidos reconocimientos otorgados a la actuación del lamentablemente desaparecido Health Letger, consagrado con su impecable caracterización del desorden emocional del Guasón en El Caballero de la Noche, expresado en el odio y el resentimiento, que ampara en el sufrimiento generado por los maltratos que le ocasionaron las cicatrices de su rostro; testimonio que manipula en forma intencional, para sensibilizar y encontrar apoyo para la devastación.

El síndrome del guasón no discrimina ni circunstancias, ni lugar, ni el papel que desempeña quien lo posee; versiones de este nefasto personaje hoy proliferan por estas latitudes. Su medio natural es el caos, en el que se siente seguro y triunfador, por lo que sin tregua genera y diversifica situaciones de desastre, confiado en que afianza su destructivo poder. Como sus principales rivales son el orden, la educación, la cultura, el trabajo, la producción y la armonía no importa quien los encarne, sus esfuerzos están dedicados a alimentar el desorden, el comportamiento delictivo, la barbarie, la corrupción, la desadaptación, la violencia, principales fuentes de apoyo para boicotear cualquier intento de recuperación de Ciudad Gótica; meta en la que se vale todo, incluyendo el destrozo de alcaldías, hospitales, escuelas, universidades, ateneos y hasta iglesias y sinagogas.

En El Caballero de la noche Alfred, el fiel mayordomo de Batman le advierte la dificultad de entender al guasón, porque hay hombres cuya psicología no tiene una explicación lógica, con los que no se puede negociar, porque solo quieren ver el mundo arder.

Difícil más no imposible la tarea de vencer al Guasón. Comprender la provocadora sociopatía del personaje sin engancharse en su coartada, es punto de partida indispensable para derrotarlo.

Hay que decirle NO al Guasón

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar