Opinión Nacional

El Socialismo de Chávez es traición a la patria

El socialismo de Chávez ha sido una estupidez y un acto de traición a la Patria. A principios del siglo XXI la política universal se ha orientado hacia la eliminación de la pobreza, de las fronteras, de las diferencias étnicas e ideológicas; en la protección del medio ambiente y los recursos naturales energéticos y en el fortalecimiento del respeto de los derechos humanos, de las minorías y de la democracia. En Venezuela, el socialismo de Chávez ha hecho todo lo contrario: ha destruido las bases de la democracia y ha desperdiciados tiempo y nuestros recursos naturales en su absurda ambición de imponer y revivir un viejo, obsoleto y desgastado modelo, que en el pasado y, aún en el presente, violó derechos humanos, acentuó un mal nacionalismo y acrecentó la pobreza y las persecuciones étnicas e ideológicas.

Chávez representa todo lo malo de lo que hoy la humanidad aspira superar; como lo malo del socialismo, lo malo de capitalismo, el irrespeto a los derechos humanos y el desconocimiento de todos los derechos de las minorías. Hoy, las diferencias de izquierda y de derecha se están resolviendo en el centro político, procurando coincidir y anteponiendo y priorizando el respeto de los derechos humanos, de las minorías y del pluralismo ideológico y político. En Venezuela Chávez hace todo lo contrario, se radicaliza, desconoce a la oposición y concentra y usufructúa todo el poder del estado y de la gente para imponer su proyecto político e ideológico, que viola los derechos fundamentales de cualquier minoría que no apoye su proyecto.

Chávez ha anclado a Venezuela en el pasado y le ha proporcionado atraso y pobreza. Mientras el mundo avanza y lucha por minimizar las amenazas contra la pobreza y los derechos humanos, Chávez pone a Venezuela al servicio de los que hoy insisten en conservar esas diferencias, que han producido tragedias y desgracias a la humanidad a lo largo de la historia.

Nada de lo que ha hecho este gobierno ha servido para Venezuela. Las tan promocionadas misiones no ayudan a resolver el problema de fondo en nuestro país; son una invitación populista a participar en la corrupción oficialista y son un paño tibio mientras se sigue destruyendo a Venezuela y a su gente. Nuestro país no lo merece. Venezuela es un país joven con un inmenso potencial para apoyar la lucha por la democracia y la modernidad y por la reafirmación total de los derechos humanos y la eliminación de la pobreza en el mundo.

Venezuela es un país que nació conquistando su libertad y no vendiendo ni promoviendo atraso ni dictaduras, como hoy lo hace el gobierno de Hugo Chávez. Nuestra responsabilidad es entender esa situación y no cometer más errores. Venezuela somos todos: chavistas y no chavistas. Debemos apostar a los métodos democráticos para desmontar el aparato totalitario de Hugo Chávez, que ha puesto nuestras vidas en manos de la antipolítica y del antipoder, que hoy aspiran reaparecer en el mundo a todas las ideologías del mal.

Chávez no es un demócrata, Chávez es un traidor a la Patria.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba