Opinión Nacional

El socialismo es definitivamente medieval

Cuando uno escucha los discursos o lee los escritos de quienes se autodenominan socialistas, tiene la impresión de que nunca leyeron el escrito más fundamental de Karl Marx y Friedrich Engels; El Manifiesto Comunista, publicado en 1848—o se hacen los locos para no reconocer cual es el verdadero modelo de sociedad que ellos desean imponer; porque dicho escrito dice en uno de sus primeros párrafos:

The bourgeoisie, whenever it has got the upper hand, has put an end to all feudal, patriarchal, idyllic relations. It has pitilessly torn asunder the motley feudal ties that bound man to his “natural superiors,” and has left remaining no other nexus between man and man that naked self-interest, than callous “cash payment.”

El Manifiesto Comunista, fue publicado originalmente en varios idiomas europeos—que no incluían al español, por ello tomo textualmente la cita del inglés (las negrillas son mías), y mi versión en español de ese párrafo dice:

La burguesía, cuando quiera que ha obtenido el poder, le ha puesto fin a todas las idílicas relaciones feudales, patriarcales. Inmisericordemente desgarrado en trozos los diversos lazos feudales que ligaban al hombre a sus “superiores naturales,” y no ha dejado como remanente ningún otro nexo entre hombre y hombre que el descarnado auto interés, que el insensible “pago en efectivo.”

En otras palabras; para Marx y Engels—los inventores del socialismo que ha predominado en el mundo desde el siglo 19, la Edad Media, era idílica, una época cuando aún no habían sido proclamados los derechos universales del ser humano [algo que hizo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1948), y cuando no existía la jornada laboral, sino que los siervos, campesinos, y cualquier otro trabajador manual, debía laborar conforme a las órdenes de su amo, del amanecer al anochecer y hasta en horas adicionales, a cambio de que el Señor Feudal, les permitiese vivir en las tierras de la propiedad de éste en rústicas viviendas construidas por las propias familias; sin ningún tipo de servicios como agua potable, cloacas, electricidad, y alimentarse con las porciones determinadas por el Señor Feudal, de las cosechas, de los productos de los rebaños, atendidos por esos siervos, y de la recolección y caza previamente autorizada.

Esa Edad Media cuya única fuente de verdad era la voz del Papa católico romano—quien reprimía con fiereza cualquier opinión y pensamiento, distinto al del pontífice de turno, fue lo que muy probablemente estimuló a Marx y a Engels, a crear su propia religión, fundamentada en la idea del Hombre Nuevo [plagiada de la concepción original de Clemente de Alejandría y Origen Adamantius; dos sacerdotes egipcios del siglo tercero, considerados como unos de los Padres Fundadores del Cristianismo], y de la Solidaridad Social [plagiada de la concepción original del Principal de los Profetas hebreos; Moisés, y que conocemos por la frase bíblica: amarás a tu prójimo como a ti mismo.]

Pero el mayor error de Marx y Engels fue el de creerse capaces de inventar una economía diferente al capitalismo que tanto odiaban; plasmando sus ideas en tres enormes mamotretos titulados; El Capital, publicados en 1867, 1885 y 1894, porque esas ideas “económicas” son las que han llevado al colapso social y a la miseria económica, a todo país socialista que ha existido o aún existe.

Essential Works of Marxism; Arthur P. Mendel, Editor, Nueva York, Toronto, Londres: Bantam Books 1961, página 15

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba