Opinión Nacional

El Socialismo es una religión fundamentalista basada en las doctrinas Cristianas

En nuestro actual planeta Tierra es una total pérdida de tiempo y esfuerzo, intentar apartar de su fe, a cualquier creyente (de cualquiera de las numerosas creencias religiosas que existen).

Un vívido ejemplo de esto es la hoy extinta Unión Soviética, donde la religión estuvo totalmente prohibida durante 74 años consecutivos (1917-1991), pero “reapareció” por doquier, a partir del mismo instante en que se derrumbó la URSS, “como si la prohibición nunca hubiese existido”—y ejemplos como éste, abundan por doquier:

En este momento, el mundo está siendo testigo de la total inutilidad de los esfuerzos del gobierno chino, orientados a hacer desaparecer a la teocracia del Tibet, basada en el budismo que sigue a su Dios Viviente; el Décimo Cuarto Dalai Lama; cuyo nombre personal es, Bstan ‘dzin Rgya Mtsho, y quien desde 1959 vive exilado en Dharmsala, ubicada en las montañas himalayas de la India.

Esa inquebrantable fe religiosa demostrada por doquier por seres humanos de toda etnia, cultura, idioma, e ubicación geográfica, es la misma razón por la que el Socialismo inventado por el pensador alemán Karl Heinrich Marx, se mantiene resurgiendo de sus cenizas; cual Ave Fénix, a pesar de los abundantes y predecibles colapsos de todo Socialismo Real; es decir, se debe a que ese Socialismo no es más que una religión fundamentalista que se originó de la primigenia doctrina cristiana del Hombre Nuevo—que muchos creen equivocadamente que es un concepto político original del marxismo.

Aunque usted no lo crea, puede comprobarlo leyendo el libro de Thomas Merton, titulado: The New Man (El Hombre Nuevo).

Thomas Merton (1915-1968), fue uno de los más influyentes autores católicos del siglo 20. Fue un monje trapense de la Abadía de Nuestra Señora de Gethsemani, ubicada en el estado de Kentucky, en los Estados Unidos de América, y un aclamado escritor espiritual, poeta, autor, y activista social católico que escribió más de 60 libros, y cantidades de ensayos y revisiones.

Antes de continuar; debemos hacer un paréntesis para conocer el significado del concepto de theosis: Si revisamos lo que la Wikipedia dice sobre la palabra Theosis (inglés; sin equivalente en español http://en.wikipedia.org/wiki/Theosis), ésta nos explica que:

“En la teología Ortodoxa Oriental, Ortodoxa del Este y Católica del Este, theosis (también escrita theiosis, theopoiesis y theōsis) significando divinización o deificación, o convertir en divino, es la salvación desde lo no-sagrado hacia la participación en la vida de Dios. Conforme a este concepto, la sagrada vida de Dios; dada en Jesús Cristo al creyente a través del Espíritu Santo, es expresada comenzando con las luchas de esta vida; se incrementa con la experiencia del creyente a través del conocimiento de Dios, y es posteriormente consumada en la resurrección del creyente cuando el poder del pecado y la muerte; habiendo sido sobrepasado por la vida de Dios, perderá por siempre el agarre sobre el creyente. Esta concepción de salvación es históricamente fundamental para el entendimiento cristiano tanto en Oriente como en Occidente, ya que ha sido desarrollada directamente por las primeras y apostólicas enseñanzas sobre la vida y la fe.”

Y después de saber lo que significa el concepto theosis, estamos preparados para entender lo que Didaskalex “Eusebius Alexandrinus” llama: “New Man’s Theosis” (Theosis del Hombre Nuevo), al escribir su opinión sobre el libro de Thomas Merton titulado El Hombre Nuevo; Ver:

(http://www.amazon.com/review/product/0374514445/ref=dp_top_cm_cr_acr_txt?%5Fencoding=UTF8&showViewpoints=1):

“Theosis del Hombre Nuevo: ¿Es la promesa de la serpiente, que nosotros podemos ‘llegar a ser como Dios’, conociendo el bien y el mal?. El robo del fuego por Prometeo es una inclinación humana endémica; la expresión de una theosis gnóstica. Thomas Merton, el genuino estudiante católico patrístico, en ‘El Hombre Nuevo’, lleva al lector de regreso a Origen, quien echó las fundaciones de la teología de la redención; que ha sido desarrollada en la historia de la salvación. Origen inició los conceptos; interpretando al Reino de Dios ya como el entendimiento de la verdad divina y la realidad espiritual, y en su explicación de Lucas 17:21, la definitiva residencia de La Palabra (o de las semillas de verdad implantadas en nuestras almas) a través de la gracia de Jesús Cristo. ‘Origen concibe a la naturaleza humana de Jesús como siendo progresivamente divinizada a través de su unión con La Palabra; después de la resurrección, la materialidad desaparece y Su alma humana se funde inefablemente con La Palabra’. Citando a la primera doctrina cristiana; JND Kelley, dice que el tema del Hombre Nuevo es el asunto de la identidad espiritual (theosis). La interpretación del Génesis de Merton puede ser hallada por todo su ensayo sobre la historia de la caída y la teología de la redención; tal experiencia, es la transformación mística en la que nosotros seremos perfectamente conformados a la semejanza de Cristo. Esto involucra una vía kenótica [del inglés: kenosis: la doctrina de que Cristo abandonó sus atributos divinos para experimentar el sufrimiento humano. No tiene una palabra o significado equivalente en español], de los padres del desierto, en unión con Dios, theosis. Nosotros nos convertiremos en algo como ‘el Hombre Nuevo en Cristo, el nuevo Adán. La Salvación; entendida correctamente, y experimentada genuinamente, es darse cuenta de que estamos hechos a la imagen de Dios y creados para la hermandad con el creador Viviente y Amoroso. Este proceso promete no sólo el auto-descubrimiento, sino también la auto-realización.” .

Debemos darnos cuenta, que la doctrina cristiana del Hombre Nuevo—no es expuesta por primera vez por el monje trapense estadounidense; Thomas Merton, sino por uno de los principales padres de la Iglesia Cristiana; Origen de Andamantius, quien nació en el año 185 y falleció en el año 254 de la Era Cristiana, y entre sus principales legados está una versión de la propia Biblia—una corrección del Septuagint (la versión en griego más antigua del Viejo Testamento, de la que se dice fue traducida por 70 académicos judíos a solicitud de Ptolomeo Segundo; aunque la mayoría de los académicos cree que sólo el Pentateuco (los primeros cinco libros de la Biblia y del Viejo Testamento—Génesis, éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio—fueron completados a principios del siglo tercero antes de Cristo, y el resto de los libros (34) fueron traducidos en los dos siglos siguientes).

El Socialismo; como religión fundamentalista, no sólo toma prestado el concepto cristiano del Hombre Nuevo, sino la solidaridad social, claramente expresada en la Torá Hebrea; específicamente, en el Libro de Levítico 19:18, que reza: “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo”, (negrillas mías); doctrina religiosa que es también seguida por los cristianos—y por ello no es de extrañar que luego del Concilio Vaticano Segundo (1962-1965); algunos sacerdotes cristianos, confundidos, especialmente jesuitas, desarrollaron lo que llegó a conocerse como la Teología de la Liberación—una especie de socialismo cristiano que enfatizaba como su misión la de llevar justicia a los pobres y a los oprimidos—esta Teología de la Liberación, fue prohibida por el Papa Juan Pablo Segundo; y su sucesor, Benedicto Décimo Sexto es también opuesto a ella.

Para mí, no son fortuitas ni accidentales las abundantes semejanzas entre la religión cristiana y el Socialismo inventado por el pensador alemán Karl Heinrich Marx—porque existen muchas más adicionales a las ya citadas; como por ejemplo, vivir eternamente de la esperanza (promesas) de un Mesías Salvador, así como de una debacle mundial (el Apocalipsis) que conduciría al Juicio Final, (el colapso del capitalismo burgués), después del cual se llegaría a alcanzar la eterna felicidad en el Cielo (el Socialismo).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba