Opinión Nacional

El Socialismo guachimán y limosnero

En cada edición de la apología al “héroe” del 04F-92 se dice y repite que Douglas Bravo es uno de sus principales maestros en revolución socialista marxista-leninista. Entonces se presenta al hoy GP como una figura que ya tenía una ‘inclinación natural’ hacia la revolución y que además tuvo la dicha de encontrarse con personas de ese oficio que se encargaron de formarlo amplia y adecuadamente para el cumplimiento de la delicada tarea que le ha encomendado el destino.

Y ni el ex-comandante guerrillero ni otros de los mencionados como formadores del ‘gran adalid’ desmintieron o han desmentido el señalamiento. Por ello, cuando la periodista Elvia Gómez (EU, 12/02/07, p.1-2) le pregunta si cree que hay correspondencia entre la formación ideológica que él le inculcó y lo que estamos viendo, se limita a referir que en ese período acordaron la aplicación de un triángulo: cuartel-pueblo-Miraflores.

Y agrega: pero Chávez no cumplió con esa ecuación el 04F y se fue solo al palacio de gobierno y subestimó al pueblo. En esta primera acción de comando puso a un lado al pueblo porque para el momento ya había prescindido de la casi totalidad de los que habían sido sus aliados en el campo civil. A este respecto debemos recordar que ‘el héroe’ tomó de ellos lo que le convenía, los pasa por el trapiche, como tanto se ha dicho, y procede a desechar a todo lo que ya no le sirve.

Douglas enfatiza que el 04F-92 el hoy GP no le entrega las armas a la gente ni las lleva para Miraflores. Es evidente entonces que su propósito no es llevar al pueblo a posiciones de poder. En realidad, éste debía recaer en las manos del ‘jefe único’ quien a su vez se encargaría de demostrar que ‘Con Chávez manda el pueblo’. El pueblo manda, pero no directamente sino a través de él.

Pero ¿cómo se llega a esta situación en la cual todos los poderes corresponden al ‘elegido’? ¿Quién, cómo, cuándo y dónde adquiere la condición de ‘privilegiado’? ¿Fue una decisión personal o hay algo detrás de todo esto que se encarga de producir el gran muro de contención del descontento social y político que está en la calle desde el 27F-89?

¿A quién le interesaba el advenimiento de una figura con ascendencia y carisma para mantener al pueblo en la paz-estabilidad que le conviniera a los grandes dueños del capital? Lo fácil es quedarse en que no entregó las armas al pueblo ni llevó la gente a Miraflores. Inevitable, en consecuencia, tocar la raíz-causa del fenómeno.

Esto nos permite ubicarnos y entender lo que ocurre posteriormente en este ex-país. Y en lo fundamental nos podemos explicar casos como el de la entrega petrolera a las Empresas Mixtas. Esto sólo puede hacerlo quien tiene la capacidad-posibilidad de manejarse con un discurso antiimperialista de los más radicales y envolventes, que despierta aceptación y credibilidad mientras por el otro lado acomete la más grande de las entregas de la llamada soberanía. Y este papel de servidor del imperio es el que cumple el comandante del 04F-92.

Según Douglas Bravo las Empresas Mixtas se presentan como el modelo revolucionario hacia el socialismo, como el modelo económico del nacionalismo. Pero todo esto es mentira. Este modelo simplemente entrega el 40 o 49% de la propiedad sobre el petróleo a las trasnacionales. Y esto se va a extender a la CVG y a todas las industrias. Por esto no hay duda de que ésta es una entrega de la soberanía nacional que no se había visto nunca. Por ello, hoy lo que estaría planteado es la nacionalización de esas Empresas Mixtas.

Esto aquí se limita a darle una beca a la gente, hacer un supuesto reparto de la renta petrolera a través de una fórmula que podría llamarse de ‘socialismo limosnero’. Y finaliza Douglas con esta interrogante: ¿quién puede pensar en ‘socialismo del siglo XXI?

Esto quiere decir, en nuestra opinión, que, en ningún caso hay aquí señales de un socialismo fundamentado en una nueva forma de producir y vivir, en un nuevo modo de producción.

¿Cuál es entonces el papel que cumple hoy el GP? El doctor Jerónimo Carrera, presidente del PCV, partido que forma parte de la estructura gubernamental, en entrevista con Sara Carolina Díaz apunta: “Los presidentes, desde Cipriano Castro, que fue nuestro primer guachimán, hasta hoy, han sido eso, vigilantes de una industria que trabaja para el mercado externo, no interno. Comerciamos en una forma en la que el otro fija el precio de venta y de compra. Eso explica porqué estamos en condiciones de ruina. Este gobierno no ha logrado todavía desprenderse de todo eso.” Y concluye: Por eso, “Yo me pregunto si Chávez será el último guachimán.” (EU, 06-02-07, 1-4)

Tanto el ‘maestro ideológico’ como el presidente del partido marxista-leninista coinciden en afirmar que la política que adelanta ‘el jefe único’, a pesar de que mande al episcopado a leer a Marx, Engels y Lenin para que sepan qué es el socialismo del siglo XXI, no se adapta a ningún esquema revolucionario sino, según DB al más claro neoliberalismo y, de acuerdo a Carrera, a la del guachimán-vigilante de los intereses del imperio.

El GP ha querido dejar atrás los tiempos que reconocía que no podía ser marxista porque no sabía nada de marxismo (ABM, Habla el comandante, p. 398) -con lo cual deja mal parados a sus maestros- e intenta ahora adentrarse en las profundidades de una doctrina que tiene que ser pensada y repensada a la luz de las fracasadas experiencias del siglo XX.

Hoy es bolivariano-marxista-leninista-fidelista-cristiano sin tener clara conciencia de las posiciones ideológicas que asume, pero jugando a la confusión como consejera mayor para el cobro de transitorios dividendos.

Por ello, en este ex-país hoy tenemos un GP que hace las veces de guachimán de las riquezas del imperio, al que dice combatir como nadie antes, para esconder una entrega sin precedentes. Por esto nadie puede negar que estamos ante un ‘socialismo guachimán’ que hasta intenta disimular su condición asumiendo la del propio limosnero. ¿Quién puede mantener que el tal socialismo del siglo XXI significa algún adelanto con respecto a los propósitos del Pacto de Punto Fijo de 1958?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba