Opinión Nacional

El tema dominante

El Consejo Nacional Electoral recién termina de definir los circuitos electorales e impone mediante la mayoría,
que abrumadoramente representa la tendencia oficialista en el seno de dicho consejo, unos artificios electorales
para tratar de obtener las mayores ventajas para esa tendencia. No es que la misma constituya una trampa en sí,
es simplemente la aplicación del ventajismo oficial en los procesos electorales, particularmente en los últimos en
los cuales el oficialismo se ha visto obligado a medirse.

En esta oportunidad es una confesión de la angustia de la muy posible pérdida ante la próxima contienda
electoral de septiembre de 2010. El CNE de una cierta manera oficializa el tema dominante de la acción de
Gobierno para los próximos meses del año 2010. Aquellos quienes creen que la acción de Gobierno se focalizará
en la lucha contra la inflación, el combate contra la desbordada inseguridad, la recuperación del sector eléctrico,
la reconstrucción de la infraestructura vial, la reanimación del sector industrial y en particular del exportador, la
recuperación del sector salud, la reconstrucción en general del país, están simplemente viviendo una fantasía.

El Gobierno nacional, más que cualquier otro, está absolutamente consciente del poco impacto que las acciones
gubernamentales producirán en el corto plazo sobre la mayoría, por no decir todos, de los problemas antes
mencionados y en consecuencia el voto castigo puede ser muy duro y adverso a la tendencia oficialista en las
próximas elecciones de diputados a la Asamblea Nacional.

En tal sentido, la estrategia oficialista consistirá en alejar todo lo que pueda la responsabilidad de los males que
aquejan a los habitantes de nuestro país y endilgarles tales censuras en otros. La acción positiva, la acción
creadora, la acción enriquecedora para los ciudadanos, no será posible instrumentarla en los cortos ocho meses
que nos faltan para las elecciones. El Gobierno aparentemente incurrirá en contradicciones cuando sus acciones
son analizadas bajo una óptica de mediano plazo, con una cierta racionalidad económica o social. Las acciones
gubernamentales deben ser analizadas sólo desde una perspectiva electoral, y detrás de cada acto está la
búsqueda de un beneficio electoral el cual en esta oportunidad se mide en el número de diputados que obtendrá
en la contienda electoral de septiembre.

Los especuladores, llámese poderosas cadenas de distribución de bienes o modestos comercios, serán los
responsables de la inflación, no los dislates económicos del Gobierno. Los banqueros y la oligarquía del alza del
dólar en el mercado permuta, mas no las erradas políticas económicas del régimen.

El Niño será el principal responsable de la sequía en el Guri y por ende del déficit de generación de electricidad.

El consumismo capitalista en los centros comerciales agravará el tema eléctrico, toda esa batería de argumentos
para tapar la más desastrosa gestión que el país haya tenido en todo su historia en el sector eléctrico.

La inseguridad es una consecuencia del modelo capitalista, no de la gestión gubernamental. El poderosísimo
aparato de propaganda oficial repetirá insistentemente, machaconamente, las censuras al pasado, a terceros. Se
acentuará el menosprecio por el intelecto del venezolano para de esa manera conseguir su voto. Recuerden la
cita de Lincoln.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba