Opinión Nacional

El Teniente Coronel

Los entendidos en la carrera militar explican que el rango de teniente coronel representa un prototipo de los uniformados. Es el oficial de más alto nivel con mentalidad cuartelaria, formado para la guerra y para combatir y destruir al enemigo. Sólo sabe dar ordenes y mandar a sus subalternos y espera que esas ordenes sean obedecidas y cumplidas tanto por capitanes y tenientes como por sargentos y soldados.

Cuando esta mentalidad se circunscribe a los cuarteles la disciplina se impone con castigos pero un gran conflicto se presenta cuando el teniente coronel, por alguna circunstancia imprevista, llega a ostentar posición de civil sin estar preparado mental o síquicamente para ello.

Los pueblos que padecen esta calamidad la sufren en su cotidianidad. No hay aspecto de la vida nacional en la cual el teniente coronel, actuando ya como jefe de estado, no aplique cierta dosis de su formación militar. Para el teniente coronel en situación de civil no hay posiciones intermedias, el que no está con él está contra él, y debe ser considerado enemigo al cual hay que aniquilar y destruir. Por eso el teniente coronel no dialoga ni permite concesiones.

De ahí su discurso intolerante cargado de violencia que no tiene paz con sus enemigos, ni con sus seguidores. El ordene y mande aplicado a la república tiene efectos demoledores. Comienza controlando poderes e instituciones con la finalidad última de convertir a los ciudadanos en subalternos. Se uniforman su vestimenta y las consignas, despúes se les hace dependientes mediante empleos remunerados por el teniente coronel ya convertido en comandante en jefe y por último se crea, mediante el miedo a perder, el uniforme, el empleo y los privilegios, una comunidad de autómatas incapaces de pensar y actuar de forma individual e independiente.

En el fondo el teniente coronel convertido en caudillo desprecia al pueblo a quien sólo utiliza para sus fines de controlar el poder absoluto. Las opiniones de los colaboradores más cercanos, ya sean generales, ministros, legisladores o jueces, poco importan. En muchos casos son los últimos en enterarse de decisiones inconsultas que los convierte en el hazmerreir de la gente o en simples parlantes retrasmisores de instrucciones recibidas. ! Desgraciada la nación que llegue a hacer conducida por el teniente coronel!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba