Opinión Nacional

El Tribunal Supremo y las inhabilitaciones

Estos días corren apresurados y para quienes debemos mantener viva la información pareciera que el día no alcanza para cubrir todo lo que sucede. Las inhabilitaciones son el tema del día. De la semana. De estos meses. Nada han podido lograr para silenciar el rechazo nacional e internacional los entes oficialistas, ni siquiera el anuncio de Chávez de intervenir con una “venta” forzada al Banco de Venezuela, el tercer banco del País y uno de los mejores y más ampliamente conectados con la banca y economía del mundo.Apenas unos días después de obligar a España a recibirlo, de visitar al Rey Juan Carlos en su casa veraniega y prometer barriles de petróleo, arremete contra la entidad bancaria. Se trataba de quitar imagen a la presencia de los “inhabilitados” en el Tribunal Supremo de Justicia en su Sala Constitucional donde Leopoldo López encabezaba una representación autorizada para debatir el derecho constitucional que se pisotea con la medida del Contralor. Una medida que vorazmente intenta acabar con la Constitución, trastocar los derechos de los venezolanos. Una cadena mediática de casi tres horas con un Chávez contenido y un escenario montado de monjitas y niños no fueron suficiente para callar a los inhabilitados. Momentos después el único canal de señal abierta de la oposición, Globovisión, presentaba lo sucedido en la Sala de Justicia y a Leopoldo en estudio recibiendo el apoyo popular y contestando preguntas para reiterar una y otra vez el atropello. La Presidenta del Tribunal tuvo una infortunada actuación, una de esas que provoca esa mezcolanza de risa y rabia que vivimos con los exabruptos del poder. Cuando un pequeño grupo aplaudió a Leopoldo al terminar no se le ocurrió nada más inadecuado que pedir no repetir esas expresiones porque de hacerlo mandaría a desalojar la sala. Aquellos rostros sombríos allí sentados frente a la ventana de un pais inmerso en la agónica conducta de un tribunal que se había tomado un año para recibirlos y que todavía muy fresco en la memoria colectiva estaba ese mismo grupo de magistrados felices coreando el “Chávez no se va” que averguenza la historia. Lo dramático no es sólo lo que esto implica en el abuso de poder que significa, ni siquiera la imagen internacional de un hombre que una vez promete flores y al día siguiente tira piedras. Es el futuro de una entidad exitosa en manos de unos frascasados que parecen convertir en fango todo lo que tocan. Uno que conoce a Chávez lo sabía. Ese rostro de ira contenida, esa voz pastosa que dice una cosa y espera para insultar o vengarse después. Una tras otra se suceden las noticias, no hay descanso para el venezolano de a pie que espera el 23 de noviembre para ajustar cuentas. Pero tampoco hay paz en esa personalidad , hay miedo. Todo comienza desde hace unos meses a andar mal. Comete error tras error . Los cambios de gabinete , esa rotación de ineficacia comprobada y personajes repetitivos sin brillo,

Aconsejan mal y solo dicen lo que él quiere oir. Y el tiempo corre inexorable. Día tras día…….

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba