Opinión Nacional

El valor inviolable de la Juventud

Los grandes hombres no son los que tienen grandes pensamientos, son los grandes niños, que cuando adultos, no hayan perdido su maravillosa capacidad para tener grandes sueños. Son los jóvenes que nunca temieron a las balas que pretenden acabar con sus vidas, las vidas de sus verdades. Porque los jóvenes al marchar, lo hacen con el corazón como bandera y la libertad como una vela, que los lleva a navegar caminando sobre la mar de sus convicciones sin hundirse, manteniéndose firmes en la portentosa voz de sus consignas que hablan de justicia, que rompen las cadenas del poder y disuelven las ataduras que encierran el coraje de sus espíritus indómitos.

Los tenemos en las aulas. Irreverentes, ruidosos, son la alegría del país que quiere la felicidad plena para todos. Son la voz de los que se quedaron sin voz, son la fuerza que germina para retar con su vida la muerte que los rodea. Son la esperanza para vencer al tiempo inexorable que pedirá sus cuentas a la edad madura. Pero entre tanto llega la hora de las conclusiones, ellos apuestan a una introducción que nos permita relatar una historia diferente a la que siempre hemos contado, los nuevos prometeos que se multiplican en su juventud para portar el fuego con el cual podamos hacer la fragua de las herramientas que necesitamos para construir el país nuevo, el mundo diferente y crear los nuevos conceptos para ver la realidad cambiante que nos cuesta percibir.

Los que somos docentes vivimos en una lucha permanente con ellos para formarlos. Hay que decirlo con sinceridad. Pero los respetamos, porque aprendemos de ellos nuevas formas de enseñanzas y las dificultades que nos muestran en su aprendizaje, son aquellas que revelan nuevos retos para nuestro propio crecimiento y desarrollo. Las respuestas aparecen cuando las preguntas motivan. Cuando somos realmente inteligentes es cuando somos capaces de despejar la ecuación de su aprendizaje sin mutilarlos, respetando la vida de aquellas características que no entendemos, pero que posiblemente se transformen después en lo más destacado de sus fortalezas.

El valor inviolable de la Juventud es su espontaneidad. Su sinceridad. Su autenticidad. Es la oportunidad para atrevernos a ser diferentes a lo que somos e intentar ser más de lo que somos. Los pueblos que quieren progresar no le pueden dar la espalda a su juventud. Pero esa juventud tiene el valor para no ideologizarse y casarse con un pensamiento único. Sabe que son engañosas todas esas ofertas que la invitan a beber de la fuente única de la Verdad. Sabe que la Verdad es la diversidad, es la diferencia que existe en cada personalidad distinta y que el valor de la Tolerancia es indispensable para desarrollar el espíritu de la Libertad, la condición que requiere el joven para ser y hacerse asimismo sin ser la copia de nadie, sin ser el clon de otro, sin ser la imitación de todo lo que ya existe, cuando debe crear lo que aún sólo vive en sus sueños, pero que siente latir con vigor dentro de sí. Tener conciencia social de la Juventud, es entenderla sin tener la vanidad de juzgarla. Sólo motivándola obtendremos de ella la cristalización y afirmación de sus sueños. Aquellas naciones que mutilan el arrojo de sus juventudes sólo serán capaces de desandar su historia. Para emerger como nación, hay que acompañar a la voz del joven que exige un futuro del tamaño de la libertad y la justicia por las que lucha.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba