Opinión Nacional

El venezolano rechaza el comunismo

Hugo ya tiene once años tratando de copiar e imponer el Comunismo a lo Fidel y no ha podido. Su proyecto sabe a fracaso. Pierde popularidad y muchos de quienes lo acompañaron, descubierto el engaño de su revolución bautizada como “bolivariana” y su democracia de “participativa”, optaron por abandonarlo. Algunos están inclusive presos. Otros han abandonado la Revuelta o se quedaron para mantener su empleo en el Estado pero sin emoción, frustrados. ¿Qué es lo que ha pasado? Esta es la pregunta a responder.

Varias son las explicaciones de la caída de Hugo pero la más profunda reside en la calidad humana del venezolano y en su cultura cristiano-democrática contraria al odio que lo hace repeler el Comunismo. A medida que el pueblo se va dando cuenta hacia donde lo quieren llevar, el rechazo es mayor. Y es que está chocando una concepción materialista de la vida, la sociedad y el Estado con aquella otra humanista que practica el venezolano. Entremos en detalles.

El venezolano es amoroso, acogedor. Busca ganarse al otro a través de la fraternidad. Apretón de manos o abrazo. El Comunismo se moviliza con el odio social y conquista a sus prosélitos por la vía del engaño y la confrontación imponiendo a la fuerza su doctrina y poderío. El venezolano obedece a su Presidente pero siempre que éste le permita expresarse libremente y disentir si no está de acuerdo con sus políticas. Rechaza someterse a nadie que lo incrimine por pensar diferente. Mientras más se le impida expresarse con libertad mayor es el rechazo. El venezolano trabaja para tener algo propio-una casa, una finca, un carro, etc.-pues quiere progresar con su esfuerzo y no puede aceptar la propiedad socialista y resignarse a que le quiten lo que es suyo para dárselo al Estado. Absurdo por abusivo. El venezolano se acostumbró a protestar si algo le parece mal y no acepta que la disidencia expresada pacíficamente en la calle sea reprimida. Esta represión le recuerda a las superadas dictaduras del pasado. El venezolano porque practica la fraternidad, busca la unidad y rechaza la división de clases que el comunismo fomenta para prender una guerra interna entre hermanos que le permita al Dictador el dominio total. El venezolano está acostumbrado a salir a la calle para distraerse, ir a un mercado o simplemente pasear y jamás se acostumbrará a tener que pagar por ejercer este derecho un costo tan alto como es la vida. El venezolano sabe que él tiene que pagar impuestos al Estado pero se pone furioso cuando se entera que sus pagos beneficiaron a quienes gobiernan o que los han enviado a otros países y no por razones de justicia social sino para una promoción personalista. Se indigna. El venezolano finalmente, cultiva la verdad y rechaza el uso de la mentira y el engaño para ganar simpatías. Es muy sensible ante la injusticia y por eso se indigna cuando se pone preso a alguien sin juicio ni condena pues lo considera un atropello.

El venezolano nació para vivir en democracia y el Comunismo tiene que destruirla para construir un régimen totalitario. Hitler, Stalin, Mussolini, Castro. Podrán hacer toda la propaganda que quieran hacer pero es inútil. Se precipita la caída irreversible del apoyo popular. Mientras más lo intenten mayor será el rechazo. Las encuestas y la escuálida asistencia a las primarias del PSUV así lo confirman.

PROFESOR DE INSTITUCIONES
POLITICAS DE LA U.C.A.B.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba