Opinión Nacional

El viejo revanchismo de Clodobaldo

Acucioso investigador de la historia contemporánea de Venezuela, un amigo nos hizo llegar un conjunto de artículos suscritos en décadas anteriores por el tristemente célebre Clodobaldo Russián. Uno de ellos, significativamente intitulado, me parece aún de gran interés al demostrar que el sentimiento revanchista de un sector de la izquierda anacrónica, amarrada fuertemente al carro del chavismo, sigue intacto. Así, «Los comunistas y las formas de lucha», texto de Russián aparecido en el semanario «Tribunal Popular» del 17 de julio de 1969 (VII época, nr. 12, pág. 11), demuestra la persistencia de puntos de vista que aún perjudican el normal desarrollo del país, amenazada severamente la libertad y la democracia.

En efecto, citando a Lenin, Russián versa sobre la cuestión de las formas de lucha que deben generalizarse, organizarse y aplicarse en un determinado contexto histórico. Recordemos que, por entonces, la subversión marxista había sido derrotada política y militarmente («transitoriamente», refiere el autor), por lo que resaltó las conclusiones de un congreso del PCV que acordaba el camino pacífico de la revolución. Sin embargo, ubica las «formas de lucha» en el ámbito de la táctica, agregando el articulista: «… sin que esto lleve implícita la modificación de la esencia de su línea política, ya que ésta no es otra cosa que la utilización de todas las formas de lucha, bien de manera simultánea o alternándolas» de acuerdo al momento. Y celebra la organización y promoción de nuevas fuerzas, tras la derrota, para compensar la debilidad y el aislamiento de los núcleos que estimularon y sobrevivieron a la guerra de guerrillas: lo peor, «para poder marchar, como dice un amigo, a la revancha».

Como puede apreciarse, Clodobaldo Russián no ha cambiado en casi 40 años, aunque lo haga el país y sean otros los actores en el escenario político nacional. Para él, todas las formas de lucha son legítimas y así como en tiempos inmediatamente pasados, ha habido una persecución indirecta del chavismo contra la oposición social y política, como las no menos célebres listas de discriminación hacia sus adversarios o la manipulación de las condiciones referendarias de 2004, hoy se ha antojado de la inhabilitación como un medio dizque para garantizar el triunfo electoral del oficialismo. No hay pudor constitucional, político y moral para tratar de liquidar a la disidencia. Mientras que evoluciona el pensamiento político universal, Clodobaldo está anclado en un remoto decenio, preservando intacta su devoción estalinista con un acento más perverso: junto a otros, entendemos que él se fue del PCV para darle vida al MAS, pero sigue teñido de esas antiguas convicciones redondeadas por un revanchismo que no tiene límites. Son los estalinistas de siempre, los que quedaron alborozados por los famosos «procesos de Moscú» que hoy, en un mundo diferente, además de globalizado, tienen su versión en la inhabilitación política para fusilar moral y políticamente a los opositores de un chavismo que se vale de sus «Clodobaldo».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba