Opinión Nacional

El yugo desigual en política

Quien se considere un creyente en Dios – dice la Biblia – debe evitar unirse en yugo (matrimonio) desigual con un infiel. Un cristiano no debe asociarse tampoco en política con alguien que antes no esté asociado primeramente con Dios y Sus leyes y con las de la convivencia social de una nación.

Después de ver y escuchar por TV en una cadena nacional a la furibunda Iris Varela, ministra de prisiones del difunto Chávez y del in Maduro presidente venezolano, calumniando a todo gañote y amenazando con meter a la cárcel al líder de la oposición venezolana Dr.Henrique Capriles, me pregunto si un cristiano que entienda que no debe “sentarse en la misma banca con los escarnecedores”, intente siquiera retratarse con ésta persona o con el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, máximos exponentes de la soberbia y la intolerancia del régimen dictatorial que nos desgobierna.

Esta reprochable conducta de algunos personeros del estado venezolano y del presidente ilegitimo y su camarilla de diputados oficialistas de la Asamblea Nacional, deja ver la angustia que los embarga por el inminente recuento de los votos, ya que podría dejar al descubierto sus fechorías electorales ante sus seguidores y ante la opinión publica nacional e internacional. La ausencia de una conciencia o moral cristiana, puede empujar a ciertos individuos a recurrir a sus más bajos instintos para sostener una farsa o aferrarse al poder o al dinero a como de lugar, sobretodo si se avecinan juicios por el saqueo descarado y sistemático al que sometieron al país y por haber permitido que militares extranjeros hayan mancillado el honor de nuestras fuerzas armadas nacionales.

Bienaventurado es aquel creyente que escucha a Dios y se somete a Sus leyes y A LAS LEYES de su país. Pero infeliz es aquel que anda en camino de transgresores y se sienta con ellos para escarnecer a su prójimo. Bien lo apuntó el papa Juan Pablo II en una de sus cartas a las iglesias (encíclicas): “El comunismo y/o socialismo es la filosofía o doctrina política del mal“, porque niega a Dios y se asocia con el mal en todas sus formas. El ministro de guerra del Reino Unido, Sir Winston Churchill, calificó al socialismo y/o comunismo, como “la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia, y la prédica a la envidia“. Pero además apuntó, que “su virtud inherente“, si es que tiene alguna, “es la distribución igualitaria de la miseria” entre los pobres y los trabajadores ( proletariado).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba