Opinión Nacional

Elogio de la explicación.

Con motivo del asesinato de Mónica y su pareja, y de lesiones a su hija, «¿qué explicación tienen para matar?», se preguntó con necio cinismo el ilegítimo. Una estrategia de Estado conducida desde Chávez hace quince años… Se han azuzado los más bajos instintos del hombre y se ha implantado la impunidad como artículo constitucional. Planes inútiles e insinceros van y vienen y la mortandad sigue en ascenso, en una guerra no decretada entre los malos armados y ciudadanos inermes. No les desarmarán; simplemente porque ellos los armaron, les apoyan y les suministran esas balas que nos matan. «¿Cómo hacemos nosotros para parar la matanza en Venezuela?». Se repregunta el zamarro, pues ¡dé la orden! Ellos, en vehículos blindados con escoltas que a veces pagan por los pecados de quienes escoltan, se sienten dueños de la vida y la muerte. No les interesa frenar al hamponato -del cual forman parte. La atención en conservar la vida impide mirar hacia la real causa y exigir que el país tome el rumbo del progreso y cese el derramamiento de sangre de cada día. De un régimen criminal no podría esperarse paz y sosiego sino más de cien mil muertes en 3 lustros… Han creado el país más violento del mundo.

Llaman al diálogo, pero ¿cuándo se ha visto a un comunista dialogando con gusanos? Diálogo no habrá… Sólo demócratas inocentones aún se lo creen… Aceptan el pedimento, hacen acto de presencia y luego, ante la figura del mandón, les ataca la incontinencia esfinteriana.

No hay explicación para el decrecimiento en la producción de Pdvsa, del necesario aumento de la gasolina cuando se regala a Cuba, el apoyo a la guerrilla colombiana, la cesión de nuestro territorio a Guyana. Pero, a decir verdad, sí existe una explicación, son unos redomados traidores.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba